Mario Vaquerizo: "Olvido es muy controladora"

Junto a su mujer Olvido Gara, más conocida como Alaska, forman la pareja perfecta, por algo llevan juntos casi dos décadas y, aunque algunos cuestionen su relación, hoy es más fuerte y estrecha que nunca. El vocalista de Nancys Rubias es un apasionado de la vida, de la música y de su mujer, su mejor compañera y amiga.

Una de las cualidades de Mario Vaquerizo es su profesionalidad, aunque la imagen que proyecte sea la de un personaje al que le gusta la juerga más que nada en el mundo, cuando lo cierto es que trabaja hasta el agotamiento. Gracias a su versatilidad -cambia de fisonomía, de ropaje, siempre en función de dónde y con quién se encuentre-, se ha convertido en un personaje muy popular.

Es difícil imaginar a Mario Vaquerizo sin Alaska y a Alaska sin Mario Vaquerizo, por más que algunos se empeñen en poner en duda su relación sentimental, que sigue adelante porque, juntos, han conseguido mezclar la complicidad, la admiración, la atracción mutua y el amor.

Rosa y Mario, durante la entrevista.
Beatriz Velasco

Mario, ¿no le hubiera gustado ser ministro de Cultura?

No. Yo soy consciente de mis limitaciones, de lo que puedo y no puedo hacer. Soy cómico y no estoy a la altura que se requiere para gestionar una cartera como la del Ministerio de Cultura. En ese aspecto hay gente mucho más cualificada que yo.

¿Le gusta la política?

La política me da pereza porque se ha convertido en un dogma. Yo estoy de acuerdo en unas cosas y en otras no con mucha gente, cuando lo que a mí me gusta es estar en medio, como Aristóteles, que es la justa medida.

¿Te refieres al centro vital o al político?

Al vital, por supuesto. Yo no soy de extremos aunque a veces lo parezca y cuando decido ser centrista en mi día a día, en mi actividad artística, lo soy sin problema.

¿Por qué molesta que los artistas se posicionen ideológicamente?

Porque los artistas no estamos para decir lo que tienen que hacer los ciudadanos. Por eso yo no quiero significarme, porque mi opinión no va a cambiar el mundo. Mira: yo solo he querido y quiero ser Mario Vaquerizo y creo que lo he conseguido, porque cuando solo pretendes ser tú mismo, más allá de que te reconozcan o no, la gente lo comprende.

¿Es por lo que consigue llegar a todo tipo de públicos?

Solo he pretendido ser dueño de mi vida para lo bueno y para lo malo. Más que buscar el reconocimiento, busco el mío propio. Sin embargo, sí es cierto que estamos viviendo la dictadura de lo políticamente correcto y ante eso siento pena porque ahora, digas lo que digas, te van a insultar, por eso prefiero callar.

"Lo que más admiro de Olvido es lo que más me desquicia: lo controladora que es".
Beatriz Velasco

Ha pasado de los 40, ¿cómo lo lleva?

Yo la crisis no la tuve a los 40, la tuve el año pasado.

¿Por alguna razón especial?

Por estrés pero, sobre todo, porque me di cuenta de que lo peor es morir en vida. Un estado anímico que está relacionado con la muerte de mi amigo David Delfín. Lo que desencadenó una crisis con Olvido, porque en momentos así es cuando te das cuenta de que la vida te da sorpresas inesperadas. Y te lo digo yo que tuve que enfrentarme a la muerte de mi hermano Ángel, pero mi hermano no sufrió y David sí. Igual que Bimba, y eso me ha hecho replantearme muchas cosas.

Por ejemplo...

Que no merece la pena luchar tanto, que tenemos que disfrutar más de los pequeños momentos, que a veces no aprecias cosas importantes porque cuando estás metido en la vorágine del trabajo, como es mi caso, no saboreas todo lo bueno que la vida te ofrece. Y eso que yo me considero un privilegiado, porque estoy grabando MasterChef, y porque hago cosas que me divierten y me gustan, por eso hay que saber parar.

¿Qué le preocupa ahora que no le preocupaba antes?

Nunca he tenido miedo a la muerte, pese a haber perdido a seres muy queridos, ahora sí. Yo, que creí que después de la muerte de mi hermano ninguna otra me iba a afectar tanto, me he dado cuenta de que sí. Será cosa de la edad, pero asistir a la muerte anunciada de una persona que aprecias y quieres como eran David y Bimba, es terrible.

¿Por qué nadie nos prepara para lo inevitable?

No lo sé, quizá porque si pensáramos seriamente que nos vamos a morir, nos volveríamos locos.

"Me he dado cuenta de que lo peor es morir en vida, como David Delfín o Bimba Bosé".
Beatriz Velasco

Algo habrá que le hace feliz.

Sí, los conciertos con las Nancys me encantan, porque no lo veo como un trabajo sino como una diversión, es lo que me salva la vida. Y porque mis aficiones se han convertido en mi medio de vida.

¿Por qué se empeña en dar una imagen que no es la real?

Sí lo es porque yo soy muy frívolo pero no intenso. No me gusta hablar de cosas intensas porque pienso que mi interlocutor se estará aburriendo. Tampoco pretendo que la gente me conozca como soy realmente.

Supongo que Olvido le conoce bien.

Sí, y ojalá me siga protegiendo porque Olvido es única.

¿Por qué la gente desconfía de la veracidad de su relación?

El 10 de junio pasado se han cumplido 19 años de nuestro primer beso. Hay quien dice que el matrimonio es la tumba del amor, no lo creo. Es verdad que hay épocas más frías que otras, pero es que el matrimonio es cosa de dos y no podemos pretender que todo marche al unísono. El amor es respetar a la otra persona. Y el secreto de una buena relación no es imponer, sino dejarse llevar, y yo lo hago porque estoy muy feliz con Olvido. Lo que no impide que discutamos, a mí me gusta discutir con la gente que me interesa.

Beatriz Velasco

¿Hasta qué punto necesita a Olvido como compañera de vida?

La necesito mucho no, muchísimo, porque en las relaciones tiene que haber emoción, retos, y nuestro balance es muy positivo después de estos 19 años, en los que seguimos sintiendo atracción el uno por el otro. Hace unos días, Olvido preparó un viaje con su madre, me propuso ir con ellas, pero yo preferí quedarme para que pudieran disfrutar de estar juntas. Se fueron y a los dos días la echaba muchísimo de menos.

¿Qué era lo que más extrañaba?

Estar con ella. ¿Sabes lo más bonito? Cuando volvieron, lo primero que me dijo es que me había echado mucho de menos. Por eso cuando la gente se cuestiona nuestra relación y piensan que soy homosexual, no me preocupa, entre otras cosas porque para mí que me digan que soy maricón, no es ningún insulto, me molesta porque están cuestionando a Olvido.

No se puede fingir durante 19 años.

Lo que no impide que las relaciones pasen por muchas etapas, y si no hay lo que tiene que haber, no hay quien mantenga vivo el amor, la pasión... Para mantener vivo el amor hay que currárselo.

¿Cómo?

Estar enamorado y que la relación marche bien requiere trabajo, entrega, respeto, de lo contrario todo se va al garete. Es como la suerte, cuando la gente te dice: qué suerte tienes, yo les digo que la suerte hay que trabajarla y con las relaciones sentimentales ocurre lo mismo.

"Estar enamorado y que la relación marche bien, requiere trabajo, entrega, respeto. De lo contrario, todo se va al garete".
Beatriz Velasco

¿La admiración es un plus?

Yo puedo hablar de nosotros, de cuando estamos en casa solos, y sólo puedo decirte que lo que más admiro de mi mujer es lo que más me saca de quicio de ella.

¿Y qué es?

Es muy controladora. Y lo que más le desquicia de mí es cuando estoy así.

¿Cómo?

En plan frívolo. Pero cuando estamos juntos viendo la televisión, en casa, estamos muy a gusto y eso es lo que vale. Aquí no hemos venido a engañar, porque al final te estarías engañando a ti mismo, y en ese sentido yo soy bastante honesto.

Quienes les conocen no dudan de sus sentimientos.

¿Sabes por qué? Porque nosotros vivimos en un continuo ejercicio de reafirmación. Cuando empezamos con el reality, en 2011, lo hicimos porque nos apetecía, no por obligación y llevamos cinco temporadas ya. En cambio hace dos años me ofrecieron hacer cosas y dije que no me encontraba bien, porque a mí me gusta mostrar mi mejor lado siempre.

Es lo que la gente quiere ver.

Me contaba una tía mía que yendo en el autobús a Vicálvaro, donde vive mi madre, dos quinceañeras iban comentando que lo que más les gustaba del reality es que éramos como ellas. En el fondo, lo que a la gente le gusta es la espontaneidad y la naturalidad que tenemos.

¿Qué aporta de nuevo el 'Huracán mexicano'?

Que nos encontramos con nuestros orígenes. Yo he ido mucho a México como manager de Alaska, pero siempre deprisa y corriendo. Ahora no, porque yo quería conocer el México que le emociona a Olvido, y a Olvido le apetecía conocer Vicálvaro, donde me crié, y Canillejas, donde estaba mi colegio. Y ése es el motivo de este viaje en el tiempo.

Beatriz Velasco

¿Qué han descubierto que no conocieran el uno del otro?

-Ver a Olvido disfrutando de los mercadillos, de la lucha libre, o emocionarse rezando ante la Virgen de Guadalupe o de San Judas Tadeo: me di cuenta de que había sido una niña muy feliz. Y ella tuvo ocasión de conocer el colegio donde estudié, que ya está cerrado pero que Mari Carmen, la directora que yo tuve, lo abrió para que Olvido lo viera.

¿Qué tienen en común?

El amor a nuestros padres, a nuestra familia y, aunque Olvido es más reservada que yo, que lo digo todo, eso no nos impide que seamos muy de verdad.

Debería patentar cómo llevarse bien con la suegra.

A América la adoro. Cuando murió mi hermano Ángel, mi suegra dijo una cosa preciosa que mi madre repite siempre: ¡Con lo bien que estábamos ahora, ya que es la primera vez que tenemos una familia! Mi suegra es un ser excepcional.

Es por eso que están tan unidos.

Yo me siento muy afortunado de haberlo conseguido, porque esas cosas cuando las buscas no salen, tienen que surgir, tienes que encontrar a la persona ideal y Olvido y su madre lo son.

¿Ese buen rollo también lo tiene Olvido con los tuyos?

Pues claro, si ayer mismo se fue con mis padres a arreglar la nueva casa y a mí no me dejaron ir porque dicen que me pongo muy pesado. Soy muy afortunado porque tengo una familia fabulosa por ambas partes.

¿Y Olvido?

Igual, ha tenido y tiene una vida maravillosa, y tuvimos la suerte de encontrarnos. Somos dos satélites que se atraen y quieren, también a la gente que está a nuestro alrededor.

Beatriz Velasco

¿Qué le enseñaron en ese colegio de Canillejas?

A respetar a la gente. Prueba de ello es que a las clases de religión ibas si querías, y si no querías, no ibas.

¿Fue un niño feliz?

Mucho, con las dudas lógicas de la adolescencia o la pubertad. A mí lo que me gustaba era hablar con mi abuela de Carolina de Mónaco y, en cambio, no me gustaba nada jugar al fútbol. Al reencontrarme con mis orígenes me di cuenta de que soy un privilegiado por todo lo que he vivido y vivo, espero que por mucho tiempo.

¿Cuál es su asignatura pendiente?

Ser padre, pero ser padre no es una cosa de uno sino de dos. Ahora sí siento que sería un buen padre, no abuelo, porque tengo el ejemplo del mío. Ahora bien, si tuviera un hijo sería con Olvido y con nadie más.

Quién es Mario Vaquerizo

Nació. En Lora del Río, Sevilla, el 6 de julio de 1974, aunque pasó su infancia y juventud en el barrio madrileño de Vicálvaro.

Estudios. Estudió Ciencias de la Información.

Trayectoria. Ha colaborado en 'El País de las Tentaciones' ,'Primera Línea', 'Rolling Stone' y otros muchos medios. Manager de conocidos artistas, entre quienes se encontraba el grupo Fangoria, de Alaska y Nacho Canut, una relación profesional que dio paso a un largo romance con Olvido Gara, que dura hasta hoy. Es el vocalista principal de Nancys Rubias. El grupo ha publicado cinco discos con Warner Music.
Ha publicado varios libros, entre ellos, 'Fabiografías' y 'Haciendo majaradas'.
Olvido y Mario protagonizan su propio reality. Esta nueva temporada han vuelto con
'El huracán mexicano', en el que hacen un viaje en el tiempo, a los lugares que han marcado la vida de ambos.

Familia. Casado con Olvido Gara. No tienen hijos.

Mi FOTO favorita

"Esta foto me la hice con Olvido en 1999. Tres días después le di el primer beso, y hasta hoy".

Publicidad - Sigue leyendo debajo