Ágatha Ruiz de la Prada ofrece las claves de cómo superó su divorcio

Tras su ruptura con Pedro J. Ramírez, la diseñadora ha cogido con fuerza las riendas de su vida y espera que su experiencia sirva de ejemplo para otras mujeres divorciadas que no sepan manejar su nueva realidad.

Ágatha Ruiz de la Prada habla de su divorcio en 'Mujeres al poder'
Telecinco

‘Mujeres al poder’, el programa que presenta Ana Rosa Quintana en el late night de Telecinco, el cual repasa la trayectoria de un grupo de mujeres valientes, perseverantes y luchadoras que han conseguido llevar a cabo sus sueños, ha contado en su segunda entrega con Ágatha Ruiz de la Prada. La conocida diseñadora habló largo y tendido de cómo afrontó su comentado divorcio de Pedro J. Ramírez, después de tres décadas de relación y tres meses y un día de matrimonio. Pese al varapalo inicial, Ágatha, a sus 58 años, ha cogido con fuerza las riendas de su vida y espera que su experiencia sirva de ejemplo para otras mujeres divorciadas que no sepan manejar su nueva realidad.

Ágatha Ruiz de la Prada habla de su divorcio en 'Mujeres al poder'
Telecinco

"Mis padres se habían divorciado y yo nunca me quise casar ni se señora de Ramírez... no le veía absolutamente ninguna ventaja. Toda la gente que me caía bien estaba divorciada y no sé cómo lo pensé. Yo he tenido la suerte de estar en mi casa, tener mis amigos, mis aficiones y muchas cosas que me sostienen. Para mí fue muy importante quedarme en mi casa”, recuerda la empresaria.

“Cuando te pasa algo como esto, tienes que volver a poner las cosas en su sitio. Yo reconozco que una cosa fue culpa mía. Yo tenía muchísimos viajes y estuve 26 días fuera. Volví un miércoles y el viernes teníamos en 'Vogue' una sesión programada que era 'La Familia Feliz'. El sábado me trajo el desayuno a la cama y me dijo que se quería separar. Tonta de mí que me sorprendí... cuando se supone que soy tan lista", ironizó.

Ágatha Ruiz de la Prada habla de su divorcio en 'Mujeres al poder'
Telecinco

Para superar el divorcio, Ruiz de la Prada encontró un gran consuelo en la renovación de su hogar, al cual le hizo un lavado de cara para ponerlo a su gusto. “Tengo una enfermedad grave que es la enfermedad de las casas. Esto no se ha dicho nunca, pero a mi exmarido le eché de mi casa. Hice una renovación de mi hogar y he echado todo lo que no me correspondía. No he cambiado los muebles, pero he cambiado toda la pintura. Es muy importante sentir que la casa es tuya y estar muy cómoda", explicó.

Lejos de venirse abajo y descuidar su imagen, la diseñadora de moda empezó a cuidarse más para poder sentirse más cómoda con su cuerpo: "Engordé muchísimo durante mi matrimonio porque poco a poco te conviertes en una señora y piensas que hay que engordar. Cuando me divorcié, perdí 18 kilos en poco tiempo y empecé a ponerme más sexy que nunca".

No sabemos si fue su nueva imagen la que le ayudó a conquistar a su nueva pareja, Luis Miguel Rodríguez, más conocido como ‘El chatarrero’, pero lo cierto es que Ágatha está encantada con el tipo de relación que mantienen y no está dispuesta a ponerle etiquetas. "Tenemos poco en común, salvo que los dos tenemos una gran personalidad. Él es un personaje diferente a los demás. Sabe muchísimos de señoras y te trata fenomenal. Es diferente a mí, para empezar porque vive en Parla y es una vida diferente a la mía", confiesa.

Ágatha Ruiz de la Prada habla de su divorcio en 'Mujeres al poder'
Telecinco

A su vez, el divorcio le ha permitido estrechar los lazos maternofiliales con sus dos hijos, Tristán y Cósima. Mientras que, con su hijo, con el que convive y trabaja mano a mano, siempre ha tenido una relación más fluida, con su hija reconoce que antes chocaba más porque tienen personalidades muy parecidas. Sin embargo, tras su ruptura del periodista, se han convertido en “mejores amigas”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo