Mireia Lalaguna quiere triunfar como actriz

Acaba de romper con el que ha sido su pareja durante dos años, y ahora la Miss Mundo 2015 tiene clara su meta: convertirse en actriz.

Mireia Lalaguna
César Núñez

Mireia Lalaguna se ha marcado una lista de propósitos para este 2019, y a la cabeza está convertirse en actriz. Para ello, la Miss Mundo 2015 ha hecho un curso de interpretación de ocho meses en la escuela mexicana de Televisa, va a empezar a recibir clases para mejorar su acento en inglés e incluso ha decidido aparcar, por ahora, el amor. Y es que ha roto con el actor dominicano Carlos de la Mota, que ha sido su pareja en una relación que ha durado los dos últimos años.

¿Por qué has estudiado interpretación en México?

Televisa tiene la escuela de habla hispana más importante del mundo y el país es una puerta muy buena para empezar, porque está cerca de Estados Unidos y es fácil dar el salto a Los Ángeles. Hay muchísimas más oportunidades que aquí. Me fui allí un poco a la aventura. Me dije, hay que arriesgar. Estaba muy bien en España, trabajaba muchísimo, pero notaba que me faltaba algo. El mundo del glamour está muy bien, pero como persona no me llena.

¿Cómo te acogieron?

Es un país que acoge muy bien a quien quiere empezar de cero. Lo español gusta mucho, por aquello de La madre Patria. Y México es un país mágico con una energía especial. Me da rabia que las noticias que nos lleguen sean a menudo negativas. La gente es encantadora, con una amabilidad increíble que me ha sorprendido. Son mucho más humildes que nosotros. Tienen menos y son más felices. Esto te hace valorar lo que tienes.

Además, allí encontraste el amor (con el actor Carlos de la Mota).

Sí, pero lo dejamos hace poco. Ahora mismo no tengo pareja.

¿Qué pasó?

Nos dimos cuenta de que teníamos objetivos distintos. Nos queremos mucho y no cerramos las puertas para más adelante, pero ahora los dos estamos muy centrados en el trabajo, por lo que la relación no es compatible. La mía es una carrera muy difícil que requiere muchos sacrificios y tener relaciones personales es complicado.

Pero, hay que encontrar el tiempo, ¿no?

Por supuesto, hay que encontrar los momentos para compaginarlo todo. La gente que te rodea es la que te hace crecer y ser la persona que eres. Yo soy muy selectiva con las amistades, la mayoría que tengo son las que tenía de pequeña.

“Mi familia es estricta”

¿Has empezado ya a trabajar en México?

Tengo cinco proyectos en perspectiva. En breve empezaré con clases de acento inglés, porque tengo que mejorarlo. Por mi físico no parezco española ni latina y lo que me dicen es que mi inglés tiene que ser perfecto para poder hacer un papel de americana. Mi ideal a diez años vista es conseguir triunfar en Hollywood y vivir entre España y Los Ángeles. Creo que en la vida todo pasa por algo, y ahora me ha dado esta oportunidad porque es en lo que tenía que acabar. Porque me hará feliz.

Vas en búsqueda de la felicidad.

Totalmente. Soy muy intuitiva; a veces me digo, tengo que hacer esto porque me lo dice el corazón. Muchas personas se quedan en su zona de confort, no acaban de sentirse llenas, pero se quedan ahí y no tienen la voluntad de cambiar. Yo sí apuesto por algo. Sé que es una carrera muy difícil, pero a España siempre puedo volver.

Dices que será difícil, ¿has visto algo que no te haya gustado?

No te puedes quedar con los brazos cruzados. Tienes que moverte y tener la cabeza bien amueblada, porque es un mundo en el que te puedes marear y perder fácilmente.

¿Y cómo evitarlo?

En mi caso, me ha ayudado muchísimo la familia. Mi madre va a México a visitarme a menudo. Mi familia es la típica familia estricta que valora tener una carrera y un trabajo, pero aun así me apoyan siempre al máximo. Ven que poco a poco estoy creando mi carrera.

Eres muy decidida, ¿no?

Soy muy ambiciosa, luchadora y disciplinada. Tengo mis objetivos muy claros y si quiero una cosa, la persigo hasta el final. A veces me desvío un poco, pero siempre sigo ahí. No tengo miedo, apuesto por las nuevas oportunidades y me esfuerzo mucho. Siempre pienso qué haré mañana, cómo enfocar esto o aquello. Pero también tengo que cambiar ciertas cosas.

¿Por ejemplo?

Tengo que aprender a no confiar tanto en la gente del medio. Es un mundo muy difícil y un ambiente muy frío y competitivo. Tiendo a pensar que todo el mundo es bueno y tengo que aprender a poner un filtro. También a controlar mis nervios, porque tengo mucho potencial pero me falta ganar confianza en mí misma. Tengo que creer más y decirme: aquí voy yo.

Has reflexionado mucho sobre tus fallos.

Siempre intento mejorar. Cuando finaliza el año me siento delante del ordenador y hago una lista con las cosas que he aprendido durante esos doce meses y las cosas que no me gustan de mí y que quiero cambiar.

¿Cuáles son tus propósitos para 2019?

Practicar yoga, aprender a comer mejor, conseguir un papel importante en alguna producción televisiva y tener al menos dos campañas fuertes de moda cerradas al año.

Texto: Gemma Cardona. Fotos: Cèsar Núñez. Ayudante de fotografía: Marc Llibre. Estilista: Ángel Cabezuelo. Maquillaje y peluquería: Carolina Ondo, Salón Anara para Sensilis.

Publicidad - Sigue leyendo debajo