Lucía Rivera cuenta el robo que sufrió en las calles de Barcelona

La modelo ha compartido en sus redes sociales la historia del robo que sufrió mientras paseaba sola por las calles de la ciudad condal.

Lucía Rivera víctima de un robo en Barcelona
Gtres

Lucía Rivera, la hija de Blanca Romero y Cayetano Rivera, es una de las modelos que más triunfa en España y también una de las más seguidas en redes sociales. La top ha querido compartir con todos sus seguidores de Instagram un episodio que no olvidará jamás y que le ocurrió por las calles de Barcelona durante esta pasada Semana Santa. La joven ha sido valiente al narrar el robo que sufrió por la noche y lo ha hecho para que su testimonio ayude a los demás a tener cuidado y saber reaccionar ante situaciones similares a la que vivió ella. Y lo ha hecho en varios vídeos que ha publicado en la sección de 'Stories' de su cuenta oficial.

"Vengo a contaros una desgracia pero así me libero y lo asimilo mejor. El otro día iba por Barcelona, había quedado con unos amigos para cenar y mientras llegaban me fui a por un cajero porque nunca llevo dinero en efectivo ni nunca voy, pero ese día fui. Como no conozco la ciudad, busqué en Google el cajero y había uno en la universidad de Pompeu Fabra. Me fui sola", comienza explicando Lucía. Cuando llegó al punto indicado se llevó una gran sorpresa ya que no había cajero, "y yo triste porque había caminado veinte minutos y llegaba tarde, mis amigos ya estaban en la cena".

Lucía Rivera cuenta el robo que sufrió en Instagram
Instagram

Sin embargo, lo peor estaba por llegar y ella ni se lo podía imaginar: "Paso por debajo de un puente y se queda mirándome un tipo de frente, pero yo como soy tan guay, iba haciéndome selfies con mi móvil, sola, haciendo el estúpido". Todo podía haber quedado en eso, pero la situación se complicó: "Cuando me quise dar cuenta lo tenía enfrente y me quitó el móvil con un movimiento suave y delicado. No me hizo daño. Lo fuerte es que llevaba el bolso abierto, muy lista yo. Corrí detrás de él 100 metros, podía haberle cogido pero me daba miedo".

El tremendo susto que se llevó le hizo romper a llorar mientras se marchaba rápido ala cena que tenía con sus amigos. A pesar de las lágrimas, estaba relativamente tranquila ya que no le había pasado nada. Además, su tranquilidad era mayor ya que llevaba un móvil viejo gracias al cual no se quedó incomunicada.

Después de lo vivido, ha querido dar un consejo a sus seguidores: "Os quiero decir con esto que sepáis donde vais, que no os fiéis de Google y que no vayáis solas. Qué desgracia porque además llevaba un mes con ese móvil. Por suerte estoy sana, estoy viva. Me había llevado mi móvil antiguo y con suerte me pude comprar una tarjeta en un locutorio y tirar con él. Esto es un aviso para todos los que me estáis llamando o hablando, que no estoy desaparecida, estoy en mi casa".

Publicidad - Sigue leyendo debajo