Adrián Roma repasa su carrera con Marlon y nos cuenta sus planes de futuro con Ana Fernández

Creció en Salinas (Asturias) y siempre tuvo la música en la cabeza. Ahora se ha convertido en el líder de Marlon, una de las bandas con más proyección.

Adrián Roma de Marlon
Fernando Roy

Adrián Roma tiene pinta de chico duro con mucha chulería, pero en las distancias cortas te gana con una naturalidad desbordante. Llegó nervioso, al día siguiente se enfrentaba a uno de los conciertos más importantes de su vida: tocar con Marlon en la mítica sala Joy Eslava de Madrid y hacerlo con todas las entradas vendidas. “En directo somos terremotos, fieras”, confiesa. Habla de su música con tanta pasión que es difícil imaginarle haciendo otra cosa. En el plano personal, también está encantado. Hace tres años cambió Asturias por Madrid, donde vive con sus cinco perros y la actriz Ana Fernández. El cantante posa para nuestras cámaras en Gente con estilo.

Se nota que sois un grupo que os divertís muchísimo.

Nosotros respetamos a nuestro público. Son gente que ha pagado una entrada para verte, para divertirse contigo. Qué menos que agradecerlo y salir con ganas.

Cuentas que tu último single, 'Volveré', es una canción muy especial para ti.

Mucho, la escribí pensando en mi padre, que por desgracia falleció de una enfermedad. Él siempre me estaba apoyando en la música y todo lo que hago es por él. Era mi mano derecha.

Marlon es un grupo que está en una línea ascendente. ¿Os habéis marcado alguna meta?

Nosotros queremos triunfar en la música. Cuando tienes una banda lo que buscas es petarlo. Nos lo hemos currado, hemos comido mucho barro, tocando en salas con 20 personas.

Supongo que así cada paso lo valoras más.

Sin duda. Ahora todo lo bueno lo vivo con muchísima intensidad.

"Puedo estar una semana sin componer y luego pasarme tres días sin parar con la guitarra"

¿Desde cuándo soñabas con dedicarte a esto?

Desde niño. Lo primero que hice fue tocar la batería, pero con los años me di cuenta de que buscaba algo más y cogí la guitarra para empezar a componer. Tuve mucha suerte con la familia, nunca me dijeron que abandonara mi sueño por los estudios.

¿Te acuerdas de cuándo compusiste tu primera canción?

Hará como siete años y trataba sobre mi novia de entonces. Si la escucho ahora seguro que me parece malísima.

¿Eres más de trabajo diario o de inspiración?

Nunca he sido un tío de horarios. Puedo estar una semana sin componer y luego pasarme tres días sin parar con la guitarra. El cuerpo te lo tiene que pedir, es como una especie de llamada.

¿Logras desconectar o estás todo el tiempo pensando en música?

Soy bastande de eso, la verdad. Trabajo en algo que me gusta y es muy difícil parar.

¿Cómo consigues tener la cabeza centrada?

Educación. Yo soy la misma persona estando arriba o abajo. Antes de dedicarme a la música trabajaba en bares con mi padre, después fui dependiente en una tienda…Vamos, que soy una persona normal de un pueblo que tiene ahora la suerte de currar en algo que le gusta. Hay gente que con menos de lo que tengo yo ya no les puede soplar nadie. A mí no me va a pasar aunque llene Las Ventas.

¿Qué es lo que más te gusta de este mundo?

Poder vivir de ello, tocar y que la gente cante nuestras canciones.

¿Y lo que menos?

Quizá perder ese punto de anonimato. Al final, quieras o no, cambias tu forma de salir o de estar en sitios. Ahora no me gusta ir a un bar y pillarme una borrachera, parece que en mí es peor. En eso cambias: haces más fiestas en casa, cenas con los amigos… Pero no quiero que suene a queja, me gusta casi todo, es sólo que cuesta cambiar ese chip.

¿Alguna vez pensaste en dedicarte a otra cosa?

Los bajones son inevitables. A veces quieres estar más arriba de lo que estás y dices ¿pero qué pasa aquí? Lo bueno de esas rachas es que sirven para mejorar, para enfadarme y luchar por escribir mejores canciones.

Si no hubieras sido cantante de Marlon…

No había otra opción en mi cabeza, aunque yo estudié joyería. Sé hacer anillos, pendientes…

¿Cómo es un día normal cuando no estás tocando?

Me gusta estar en casa con mis perros, que tengo cinco, y jugar en el jardín. Luego suelo preparar la comida.

"En unos años me encantaría ser padre: me veo con cinco perros y cinco hijos"

¡Entonces, eres buen chef! ¿Cuál es tu plato estrella?

Pues hace cinco días cociné mi primera tortilla de patata y salió increíble. Ayer vinieron mis amigos de Marlon a dormir a casa y les hice otra y fliparon. Ahora ya no paro (risas).

Has cambiado Salinas por Madrid. ¿Te ves volviendo allí?

Me veo teniendo una casita en unos años donde pasar temporadas. Mi trabajo ahora está en Madrid y me encanta, aunque echo muchísimo de menos el mar.

¿Te apetece ser padre?

No lo descarto, pero ahora es imposible. Estoy súper liado y Ana está igual que yo. Pero en unos años, me encantaría. Yo soy de cantidades, me veo con cinco perros y cinco hijos. En plan yéndonos de vacaciones con dos coches cargados de maletas…

¿Y Ana qué dice?

Pues encantada. Los dos compartimos ese punto aventurero.

¿Cómo crees que serías como padre?

Se me daría bien. Sería más duro que Ana, que seguro que es la mamá perfecta que no riñe.

¿Cuál es el secreto de vuestro éxito como pareja?

Creo que compartimos los mismos gustos, aunque luego no nos parecemos en nada. Ella respeta mucho mi vida y mis conciertos y yo sus rodajes. Ana me da mucha caña y me ha venido muy bien. Cuando llegué a Madrid ni cocinaba ni hacía nada y ahora hago de todo. Desde que estoy con ella soy más hombre (risas), antes era un salvaje.

Textos: María Larrocha. Fotos: Fernando Roi. Ayudante de Foto: Ana Hidalgo. Estilista: María Álvarez. Maquillaje y peluquería: Marta de la Torre del salón Cómo te quedas para Redken. Agradecimientos: El jardín de la Máquina Av. de la Victoria, s/n, 28023 Madrid.

Publicidad - Sigue leyendo debajo