Kiko Hernández desvela toda la verdad sobre su encuentro con las Campos en la boda de Belén

Por fin llegó el gran día y casamos a mi compañera Belén Esteban con Miguel Marcos. La ceremonia fue súper emotiva pero, sin duda, lo que más dio que hablar fue mi charla con María Teresa, Terelu y Carmen Borrego. Os cuento todos los detalles…

Kiko Hernández en la boda de Belén Esteban y Miguel Marcos
Gtres

Belén Esteban tuvo su boda soñada; una celebración cargada de romanticismo, emoción y momentos inolvidables que pude disfrutar en primera persona. La Princesa del Pueblo y Miguel Marcos se casaron el pasado 22 de junio en Alcalá de Henares. Lo hicieron mediante la ceremonia de la arena, que es una de las que se utiliza en las bodas civiles. Se compone de tres cilindros de cristal y dos tipos de arena que se juntan en un sólo cristal como unión. Lo que normalmente se hace en este tipo de celebraciones es que los contrayentes llevan arena de la tierra donde nacieron y luego la juntan en un mismo frasco, el que van a compartir el resto de su vida como símbolo de unión de sus dos orígenes.

Fue durante la ceremonia donde, sin lugar a dudas, tuvo lugar el momento más emocionante de la boda. Y no sólo para mí, sino para todos los invitados, que rondaban los 300. Andrea Janeiro le leyó a su madre un bonito mensaje en el que alabó su papel como educadora. Fue un discurso que le costó pronunciar porque la joven se emocionó muchísimo… “Gracias por la educación y la vida que me has dado, mamá”, le dijo. Y lo recalcó hasta en dos ocasiones. “La educación materna que he recibido”, dándole así una guantada sin manos a su padre, Jesulín de Ubrique.

Belén Esteban y Miguel Marcos
Gtres

Tras este bonito momento, llegó la hora de comer. Belén y Miguel ofrecieron a sus invitados un menú súper abundante. Durante el cóctel, en el que había dos puestos con ostras, la gente se puso morada. Hubo quien se comió hasta 30 y 40 ostras. ¡Una burrada! Y es que calculo, y quedándome corto, que se sirvieron más de ¡500 ostras! También pudimos comer jamón. ¡Y del bueno! Había un cortador que no paraba de sacar jamón ibérico exquisito, croquetas, aperitivos de bacalao… Y luego llegó la cena en el salón. Allí disfrutamos de un salmorejo, dos tipos de sorbete y solomillo. Comida muy rica y abundante.

Lo que menos me gustó fue la seguridad, excesiva: revisaron los maleteros de los coches y, por supuesto, no se podía acceder al recinto ni con móviles ni con ningún dispositivo para mantener comunicación con nadie.

Carlota Corredera en la boda de Belén Esteban
Gtres

Ni siquiera estaban permitidos los relojes de última tecnología, y eso que no hacen fotografías. Yo, anteriormente, le había pedido permiso a la novia para poder llevar uno, pero ni con esas… Estuvimos incomunicados. Pero sí es cierto que así se consiguió el objetivo de Belén: que nadie colgara ninguna fotografía en las redes sociales. Eso es lo único que hacía peligrar la exclusiva…

Anabel Pantoja en la boda de Belén Esteban
Gtres

Sin embargo, para mi sorpresa, tuve en mis manos un móvil. Tal cual. Durante la cena preguntamos a los camareros si había existido alguna filtración, y uno de ellos, a mí, personalmente, me dio su terminal. Y no es que me lo hayan contado. No. Lo he vivido en primera persona. Algo que no entiendo. ¿Tanta seguridad para que cualquier camarero pudiera ponerse a hacer fotos? ¿Por qué los invitados no teníamos acceso a nuestros móviles y los camareros llevaban el suyo encima? Es más, a Jordi González uno de ellos le pidió hacerse una fotografía con él… Vamos, que no soy el único que lo vio…

Raquel Bollo en la boda de Belén Esteban
Gtres

Pero si hubo un momento -qué digo momento, momentazo-, fue mi reencuentro con Las Campos. Con Terelu fue como si entre ella y yo nunca hubiera pasado absolutamente nada. Yo estaba en una mesa de pie, con Mila Ximénez y más gente y, de pronto, vino ella. Terelu habló como si este tiempo en el que hemos estado distanciados no hubiera existido. No estaba molesta con nada de lo que había visto. Simplemente me hizo un pequeño guiño como diciendo: “Te voy a hacer pum, pum en el culo por algunas cosas que he oído tuyas”. Pero también yo le dije lo que no me había gustado de ella. Una conversación como queriendo pasar página de todo lo que había ocurrido. Los compañeros se alegraron mucho de que se acercara y habláramos…

Terelu Campos en la boda de Belén Esteban
Gtres

“Con Carmen fue un encuentro frío y absurdo”

Por el contrario, con Carmen Borrego fue diferente. Ella esquivaba el encuentro. De hecho, no se acercaba a ninguno de mis compañeros porque yo estaba con ellos. Además, ella estaba con su marido. En un momento de la noche, Carmen hizo ademán de acercarse, pero José Carlos la frenó. Luego fui consciente de que se estaba acercando a todos menos a mí… Y a algunos se lo justificó diciendo que no me había visto porque no ve de lejos. Más tarde sí hablamos… Sucedió después de mi charla con Terelu. Entonces se acercó su hermana aprovechando que su marido no estaba delante, porque yo creo que era él quién la frenaba y no quería que hablara conmigo… Nos dimos un beso frío, mantuvimos una conversación absurda y se notaba que teníamos muchas ganas de distanciarnos. Es decir, que no me aportó nada.

Carmen Borrego y su marido en la boda de Belén Esteban
Gtres

Diez minutos después, ella misma me llamó porque una persona quería decirme algo; era su madre, María Teresa. Tenía una mensaje para mí. Se acercó, me tocó la cara y me dijo: “Sabes que te he querido siempre, que te he querido muchísimo”. Y después me soltó: “Qué guapo estás, tío”. Carmen que estaba presente dijo: “¡Qué piropazo!”. Pero cuando intenté contestar a Teresa y empezar a hablar con ella, fue la propia Borrego la que lo impidió. “Tenemos que irnos, mamá”, le dijo. Y ahí quedó todo.

María Teresa Campos en la boda de Belén Esteban
Gtres

Sí es verdad que la Campos estuvo distante, y en algunos casos, hizo desplantes y evitó el saludo y la mirada a compañeros de Mediaset. Hablo de caras muy conocidas de la pequeña pantalla. La pregunta que se hacía la mayoría de los asistentes era: ¿para qué ha venido si va a estar en este tono? De hecho, fue la primera en marcharse cuando todavía estaban sirviendo el segundo plato.

Publicidad - Sigue leyendo debajo