Camilo Blanes, el hijo de Camilo Sesto, ya está en Madrid para despedir a su padre

Acaba de llegar de México, país en el que reside

Camilo Blanes, el hijo de Camilo Sesto, ya se encuentra en Madrid para el último adiós a su padre. Camilo, que tiene 36 años, reside actualmente en México donde se está abriendo paso en el mundo de la música tal por lo que no ha podido llegar antes a la capital tras enterarse de la fatal noticia del fallecimiento de su padre.

Ha sido a primera hora del lunes 9 de septiembre cuando su vuelo aterrizaba en el aeropuerto madrileño de Barajas Adolfo Suárez y desde allí es posible que se dirija directamente a la sede de la Sociedad General de Autores donde se ha instalado la capilla ardiente de su padre.

Camilo apenas ha hecho declaraciones a los periodistas que se encontraban en el aeropuerto esperando su llegado, aunque sí ha comentado que se encuentra bien pero que ha sido un golpe muy duro. Con gesto serio y cierto aire ausente, Camilo no se paró a hablar con la prensa, aunque sí respondió con educación a los periodistas mientras se dirigía con la persona que acudió a recogerlo al parking del aeropuerto.

Camilo es fruto de la relación que su padre mantuvo con Lourdes Ornellas, que tenía tan solo 26 años cuando le tuvo. Lourdes era una fan mexicana del cantante que pasó a ser una de sus mejores amigas y de las pocas relaciones sentimentales que se han conocido al artista.

Camilo Blanes
Gtres

Aunque en un principio se barajó la posibilidad de que su madre viajara con él hasta la capital española para estar presenten en el sepelio del cantante, finalmente ha llegado solo, aunque sí ha comentado que fue ella la que le dio la mala noticia. Cuando los periodistas han preguntado por ella, él ha contestado un escueto "No ha surgido que viniera".

Además, ha dicho que le gustaría que su padre "sea recordado como el ser humano y artista que era".

Tal y como ha informado el representante de Camilo Sesto cuando termine la capilla ardiente, los restos mortales del cantante serán incinerados y sus cenizas se trasladarán a Alcoy, su pueblo natal tal y como era su deseo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo