Sandra Gago ha vestido de Jesús Peiro en su boda

La modelo ha apostado por un vestido vaporoso muy elegante y fino con el que ha deslumbrado bajo la lluvia en el día de su boda.

Sandra Gago vestido
Instagram Sandra Gago

Sandra Gago ha dado el 'sí, quiero' a Feliciano López, que también celebraba su cumpleaños, en una hermética boda envuelta en misterio. En una finca de Marbella y bajo la amenaza de lluvia, que finalmente se convirtió en realidad, la pareja ha organizado una boda de ensueño para su círculo más allegado de amigos y familiares de la cual no ha dejado que se filtrase ningún detalle antes de que diera comienzo la boda. Ahora, hemos conocido a los invitados, que acudieron en coche hasta la exclusiva finca, y entre los que se encontraban amigos de la pareja como Manolo Santana, acompañado por su mujer o Sara Verdasco y Juan Carmona.

La ceremonia tuvo lugar en una finca apartada de la ciudad valenciana que estaba decorada con pequeñas luces para iluminar la tarde noche en la que tuvo lugar el evento. Un enclave en el que la hermana de la novia no pudo evitar fotografiarse para sus seguidores de Instagram luciendo un vestido en color crema con escote ilusión con encaje. Se trata de un vestido que ya tenía elegido desde hace meses, del que hemos sabido cuál era el diseño y el boceto del estilismo que ha llevado, firmado por el diseñador Jesús Pereiro.

Vestido Sandra Gago boda
Jesús Pereiro

Se trata de un gran vestido de línea confeccionado en crep enérgico, con un escote barco que subraya las clavículas y que culmina en un profundo cuadrado. De él nace una manga francesa trabajada con intarsia horizontal de crep y chantilly con motivo ornamental de flores y geometría. Un vestido elegante y de líneas muy finas que estiliza la figura de la novia.

Además, el look natural de Sandra Gago estaba rematado en el pelo con un tocado back en cristal de Murano y Swarovski con brillantes entrelazados con hoja de terciopelo verde musgo y chantilly. Desde este tocado parte un velo tríptico con vaivén y cascada en tul de seda. De esta forma, la novia llevaría el pelo despejado de la cara, un peinado que la favorece aunque no lo suela llevar en el día a día.

Y este ha sido el resultado:

Publicidad - Sigue leyendo debajo