'El Cordobés' y Virginia Troconis desvelan los secretos de su felicidad

La pareja pasa por un buen momento y presume de su amor sin complejos.

Manuel Díaz 'El Cordobés' y Virgina Troconis forman sin duda alguna una de las parejas más consolidadas del mundo celebrity. Allá donde van derrochan amor y felicidad y así lo demuestran en cada aparición pública. Después de quince años de matrimonio, la pareja parece estar igual o más enamorada que el primer día pero, ¿Cuál es el secreto para que la llama del amor siga tan viva? Pues en este vídeo te dan la clave de su buena sintonía. Solo tienes que darle al play y escucharlos.

Manuel Diaz Virginia Troconis
Gtres

Según 'El Cordobés', la cuida mucho, a pesar de que la modelo asegura que lleva un estilo de vida sano e intenta mantenerse, su marido pone mucho de su parte para que se sienta bien consigo misma. Por su parte, el torero admite que es todo un desastre para todo lo que viene a ser el mundo de las cremas: "Yo me echo la de los pies en la de las manos la de las manos en las orejas". Además, es muy dulcero y ahí es donde su mujer tiene que intervenir para que no se pase de la ralla. "Yo echo las galletas en el carrito de la compra y ella me las quita", admitía.

Lo cierto es que intentan cuidarse mutuamente y es que, a pesar de que pasen mucho tiempo juntos, como ha revelado el torero, "cada uno mantiene su espacio", ha aclarado Virginia Troconis. Pero en ese momento, su marido ha interrumpido y ha asegurado que "el espacio mío lo comparto mucho con ella y el suyo es suyo".

Manuel Díaz El Cordobés y su mujer Virginia Troconis
Gtres

Manuel y Triana de 15 y 11 años respectivamente, han sido el fruto de su matrimonio y del que Alba Díaz, la hija que Manuel tuvo con Vicky Martín Berrocal ha sido una más. La joven, de 19 años, que afronta su primera relación formal, es la debilidad de su padre tal y como él ha admitido en varias ocasiones, y además, tiene una magnífica relación con Virginia Troconis, algo de lo que 'El Cordobés' siempre ha estado orgulloso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo