Merche regresa con 'Es ahora', su nuevo disco

La gaditana nos presenta su nuevo trabajo que es toda una invitación a saborear el presente sin anclarse en el pasado.

La cantante Merche presenta su disco 'Es ahora'
Beatriz Velasco

Siempre es un placer hablar con ella. En esta ocasión, nos citamos con Merche para que nos presente su último disco, 'Es ahora', un álbum que ha producido ella misma y que invita a vivir el presente. “Ni puedes colgarte de experiencias pasadas ni soñar todo el tiempo con el futuro. Hay que saborear la vida”, confiesa con una sonrisa. Para ella lo que pasa fuera de los escenarios es lo más importante. Su hija, Ambika, de nueve años, es el centro de todo y por ella se está planteando regresar a Cádiz, a su tierra, donde tiene a casi toda su familia. En lo sentimental, Merche lleva siete años junto a Arturo Requejo, una relación basada en el respeto.

Te lanzas con el single 'Lo que me da la gana', una canción feminista.

Sentía la necesidad de hacerlo porque el término se está desvirtuando. Feminismo es querer la igualdad entre hombres y mujeres, nada más. Me apetecía dar mi opinión de las cosas. ¿Por llevar un tacón y falda resulta que ahora no soy feminista? ¿Hay que dejarse pelos en los sobacos? Yo tengo una niña y normalmente los ritmos latinos están muy vinculados a mensajes machistas. Yo quería demostrarle que se puede hacer una canción bailable con el respeto por bandera.

¿Has sentido machismo en tu trabajo?

Me mosquea un poco cuando me preguntan, ¿y quién te ha compuesto esta canción? Después de 18 años en la música, ¿no sabes que las escribo yo? La única explicación es que no les cuadra que lo haga por ser chica y rubia. A Pablo Alborán, que lleva menos en esto, nadie le pregunta. Es el único pero que encuentro.

¿Y cómo compones? ¿Te viene la inspiración o te sientas a trabajar?

Hay veces que te viene una idea, una frase bonita, pero no… El 80 por ciento de mis composiciones son de sentarme. Yo soy muy organizada: me levanto a las 7 de la mañana, llevo a mi hija al colegio si no estoy de gira y luego me pongo con la guitarra a ver qué sale.

¿Cómo lidias con la inestabilidad de esta profesión?

Pues no lo llevo mal porque desde que empecé sólo soñaba con ser una artista longeva. Yo no busco ser Britney Spears o Michael Jackson. Yo siempre he tenido muy claro que quería tener hijos, una familia, no perderme el café con una amiga, ¿sabes? Siempre he querido tener vida. Las carreras largas son así, a veces los discos funcionan y otras veces no tanto. Me dedico a entretener, nunca he pensado que tengo un trabajo especial. A mí me vale con que mi hija me diga que está muy orgullosa de lo que hago.

This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

¿Ambika es musiquera?

Ella disfruta con todo, es un ángel. Me hace sentir la mujer más afortunada del mundo. Yo soy la típica madre que parece que es la única que tiene hijos (risas). No lo puedo evitar. Ojalá hubiera tenido más.

¿Volverías a adoptar?

No sé puede decir de este agua no beberé, pero yo tengo ya una edad y el proceso es larguísimo. Yo esperé seis años para tener a Ambika. Cuando fui a por ella quise traerme a otro chico mayorcito con muchos problemas, era ciego. No me dejaron, me dijeron que tenía que volver a empezar. Ganas no me faltan.

¿Cómo eres como madre?

Pues intento hacerlo bien. Soy recta, en mi vida soy bastante seria. No quiero ser la madre que le da todos los caprichos a su niña. Ella tiene que saber que detrás de lo que hago hay mucho esfuerzo. Yo hice Magisterio y luego empecé a trabajar como secretaria de dirección y cursé Administración y Dirección de Empresas hasta que me lancé en la música. A mí no me han regalado nada.

Es difícil autodefinirse, pero dime, ¿cuál crees que es tu mayor virtud?

Tengo una parte de ingenuidad e inocencia que no he perdido desde que era niña. Eso me gusta mucho, pero también me cansa, reconozco que a la vez es uno de mis grandes defectos. El no ver venir las cosas. A veces pienso, ¿pero no me voy a espabilar nunca? (risas). Es curioso, porque luego soy una mujer que tiene mucho carácter.

¿Tiene tu hija madera de artista?

No lo sé. Ella será lo que le dé la gana. Es muy actriz y le encanta bailar y cantar. Ahora todos quieren ser youtubers (risas). Saca muy buenas notas, pero lo que más me gusta es que sus profesores me dicen que es una niña muy compañera de sus compañeros. Supongo que te lo dirán todas las madres, pero yo lo único que quiero es que Ambika sea feliz y buena persona.

This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

Hace unos años tuviste un problema con Hacienda. ¿Cómo están las cosas ahora?

Afortunadamente, ya pasó. Está encauzado y me queda muy poquito por pagar. Ya no forma parte de mi día a día. Fue un problemón, no lo voy a negar, mi estabilidad se tambaleó, pero lejos del susto inicial, las heridas ya han cicatrizado. Fue una etapa muy triste, es duro sentirse engañada por personas en las que confiabas y encontrarte en esa situación.

¿Y qué aprendiste de todo aquello?

Pues lo que hablábamos antes, tengo que cambiar, no puedo ser tan confiada. Hay cosas que no se pueden delegar. Las tienes que hacer tú o tu hermano.

¿Se puede tener amigos en el mundo de la música?

Es muy complicado. Durante los primeros 15 años de mi carrera yo era de las que decía que ¡por supuesto! Ahora no te puedo mentir, los cuento con los dedos de una mano y me sobran. Mucho ego, mucha competición. En plan: “Yo te quiero mucho, pero yo soy mejor”.

¿Cómo está tu corazón?

Rebosante.

Llevas desde 2013 junto a Arturo.

Ahí seguimos. La vida nos unió cuando ninguno de los dos lo esperaba y si en el futuro queremos coger caminos diferentes, tampoco será un drama. Ni en su vida ni en la mía. De momento estamos, si compensa hay que seguir para adelante. No es todo maravilloso. Se viven baches y hay que saber superarlos.

¿Te planteas volver a Cádiz?

Ya tengo que pensarlo en serio. Mi hija me lo pide, quiere vivir cerca del mar y de mi familia.

¿Un sueño por cumplir?

Me gustaría irme un mes o dos meses al extranjero a ayudar. Pero ayudar de verdad, a dar clases de voluntaria, ya que soy maestra. También tengo otro sueño mucho más frívolo, participar en un musical.

Textos: María Larrocha. Fotos: Beatriz Velasco. Ayte. de foto: Ana Maisonave. Estilismo: Isabel Dorado. Maquillaje y peluquería: Patricia de Lucas para Alegría Make up. Agradecimientos: Hotel Elba Madrid Alcalá. Calle de Alcalá, 476, Madrid.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de En portada