Diez Minutos participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Diez Minutos recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Ana Soria sorprende acompañando a Enrique Ponce en la plaza

Después del gran susto que se llevó en la última corrida de Ponce en la que estuvo presente, Ana ha querido volver a aparecer en la plaza de toros para mostrarle su apoyo.

ana soria en la plaza de toros de granada
gtres

    Absolutamente entregado, así se mostró Enrique Ponce a lo largo de toda la tarde de este sábado en la plaza de toros de Granada, quizá porque tenía la espectadora más especial entre el público... Ana Soria ha querido volver a acompañar a su chico en los ruedos después del gran susto que se llevó la última vez que disfrutó del espectáculo de Ponce. El torero sufrió, el pasado 6 de agosto, una cogida en la plaza de toros del Puerto de Santa María. Unos momentos de mucha tensión que tuvieron en vilo a Ana Soria. Sin embargo, por suerte, esta vez todo ha ido bien en la plaza y Ana pudo disfrutar tranquilamente de la corrida de Ponce, que logró poner a la afición en pie en varias ocasiones. Después de algunos rumores sobre que abandonó la plaza antes de finalizar la corrida, Ana se ha pronunciado y ha querido aclarar que se sentía mareada y ha recalcado su amor por Enrique con una foto de él junto a un corazón.

    comunicado de ana soria
    ig

    En un momento determinado, Ponce se acercó hasta su chica para saludarla y poder charlar con ella antes de seguir con la faena. La andaluza no dudó en sentarse en primera línea de la plaza para no perder detalle de cada uno de sus movimientos.

    ana soria y ponce se saludan en el ruedo
    gtres

    Eso sí, a la hora de entrar a la plaza, lo hizo por una entrada de lo más discreta para pasar desapercibida por los medios de comunicación y no llegar de la mano de Enrique Ponce, tal y como apuntaban desde 'Viva la vida'.

    ana soria sentada en la plaza de toros de granada
    gtres

    Para la ocasión, Ana se vistió sencilla y cómoda con un pantalón blanco, sandalias, una blusa lencera y una rebequita negra para paliar el fresquito que ya recorre la ciudad. Este supone su regreso a los ruedos después de aquel gran susto que la alejó de los compromisos profesionales de Ponce, pero parece que seguiremos viéndola en la plaza.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de En portada