El valiente testimonio de María Castro sobre el nacimiento de sus hijas

La actriz se ha querido confesar después de haber dado a luz a sus dos hijas a través de cesáreas.

María Castro se ha convertido en una de las famosas que se han mostrado más abiertas a la hora de hablar sobre maternidad. La actriz no ha tenido reparos a la hora de mostrar las cicatrices que le han dejado las dos cesáreas a las que ha tenido que ser intervenida para poder dar a luz a sus hijas, dos niñas preciosas a las que la gallega quiere con locura. Pero su llegada al mundo no fue nada fácil y así lo ha querido plasmar María Castro se sincera sobre sus cesáreas. Aprovechando que el mes de abril fue el mes de concienciación sobre la cesárea, la intérprete ha querido recordar lo que sintió y cómo vivió esta experiencia a la que se enfrentan madres a diario.

"Salgo de la ducha, observo la evolución de mi cicatriz, y como cada día me estremezco al recordar el DOLOR de la primera vez que me tuve q poner en pie...", comienza explicando María para después contar cómo fue la primera experiencia con esta manera igual de válida de dar a luz que por parto vaginal. "La primera cesárea fue programada... creo q agoté a Maia con tanto trabajo durante el embarazo, que se sentó al quinto mes y ahí, cómodamente, espero la orden de salida... Lejos de darme miedo la intervención, me enfrentaba muy impresionada a ella. Mi única misión aquel día era esperar, tratando de mantener la calma, para conocerla. No tenía que empujar, no tenia q respirar, no tenía que hacer nada... solo ESPERAR, junto a José, y visualizar la nueva realidad... que en unos minutos, tras entrar 2 en el quirófano, y conocer al amor de nuestras vidas, saldríamos 3... y 3 para siempre", ha contado sobre su primer parto.

This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

Y después para hablar de su segundo parto. Con el nacimiento de Olivia fue mucho más doloroso y María Castro confiesa que incluso lloró. "La segunda cesárea, no tenía que ser necesariamente tal. Olivia estaba perfectamente colocada en parrilla de salida, y me decían que “siendo deportista, sana y no siendo la niña demasiado grande” seguramente podría conseguir uno de mis sueños, “parir como las demás” me decía yo.
Pues no pudo ser. Lo intenté, JURO que lo intenté...pero NO pudo ser. O ella no estaba preparada para salir ( fue provocado en semana 39 por cuestiones médicas) o yo no estaba preparada para soltarla...pero tras 5 horas de dilatación, llegaba la noticia: “no puede ser María... tú cicatriz anterior sufre y corre el riesgo de desgarrarse, y no nos la podemos jugar”. Lloré. Y no me avergüenza decirlo, porque estaba convencida de que esta vez podría... pero lloré...poco... porque soy así, de llorarlo junto y rápido, y porque no había tiempo que malgastar, cuando Olivia estaba a punto de conocerme... Resultado final: cesárea exitosa, papá emocionado, mamá feliz y dolorida, hermana mayor expectante y bebé sana y salva!", explica.

This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

Al final, María Castro hace una importante reflexión. "Ya nunca más volveré a usar la expresión “parir como las demás”... porque al final cada parto es único y todos y cada uno de ellos llevan detrás una emocionante historia. Sea como fuere, y elijan la puerta de salida que elijan, seguiremos siendo unas valientes...pq todas somos las mejores madres del mundo. #cesarea".

This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de En portada