La hija adoptiva ucraniana no era enana ni psicópata, era un víctima de sus padres adoptivos

Natalia Grace fue abandona por sus padres quienes creían que la pequeña era una joven de 22 años que intentaba asesinarlos, pero finalmente la justicia ha dado la razón a la niña.

Kristine Barnett, Michael Brant, Natalia Grace, hija adoptiva ucraniana,  huérfana ucraniana, víctima, psicópata, padres mentirosos, La hija adoptiva ucraniana no era enana ni psicópata, La huérfana ucraniana una víctima de sus padres adoptivos, La hija adoptiva ucraniana no era una psicópata
Antena 3

Hace tan sólo unos días, la noticia de una niña ucraniana adoptada en Estados Unidos copaba todos los titulares de medios nacionales e internacionales e inundaba las cadenas de televisión y radio. Según sus padres adoptivos, vivieron una auténtica pesadilla al adoptar a esta niña, de la que decían que era una mujer que padecía enanismo y que les intentó asesinar en varias ocasiones. Un calvario que les llevó a mudarse de país. Era la pesadilla de Kristine y Michael Barnett, una historia relatada por la madre y que no parecía no tener fin. Además curiosamente parecía ser el mismo argumento de la película 'La huérfana'. Los Barnett eran acusados de abandono de una menor, detenidos y a la espera de celebrar el juicio.

Natalia Grace no era una persona adulta, al parecer sólo sufría una enfermedad del crecimiento óseo conocida como displasia espondiloepimetafisaria.

Kristine Barnett y Michael Barnett, residentes en Indiana (Estados Unidos), adoptaron a Natalia Grace en el año 2010, cuando la niña solo tenía 6 años. Durante los primeros años todo fue muy bien. Pero un día Kristine descubrió que Natalia tenía la menstruación y vello púbico. Esto le hizo pensar que la niña no tenía 8 años, tal y como creían, sino más bien una adolescente o incluso una persona adulta que se estaba haciendo pasar por una niña. Sin embargo, tanto la menstruación precoz como el vello púbico a tan temprana edad son habituales en mujeres que sufren el trastorno displásico que Natalia Grace padece.

Fue entonces cuando los Barnett sometieron a Natalia Grace a una serie de pruebas diagnósticas, las cuales evidenciaron que tenía alrededor de 11 años no 6 como ellos pensaba en un principio. Aún así, el matrimonio estaba plenamente convencido de que su hija era en realidad una persona adulta y cambiaron su edad legal a 22 años.

Pero no sólo era su edad lo que alarmaba a sus padres adoptivos. Según la madre, Natalie hablaba de asesinarlos y "hacía dibujos diciendo que quería matar a la familia, enrollarnos en una manta y enterrarnos en el jardín". En su entrevista al diario británico relata como la vio echar lejía a un café que era para ella o como al preguntarle qué hacía no dudaba en contestarle que estaba tratando de envenenarla.

Decidieron poner tierra de por medio

El miedo se apoderó de la familia Barnett y les hizo mudarse a Cánada, pero sin Natalia Grace. Pagaron un año de alquiler de un apartamento en Indiana, donde dejaron a la niña sola. Nadie entiende cómo pudo una niña de tan solo 11 años salir sola adelante, pero la pequeña lo hizo. Nadie sabía que la Natalia Grace vivía sola, hasta que el director del colegio en el que estudiaba la niña dio la voz de alarma.

Tras corroborar que la niña no tiene la edad que supuestamente decían sus padres adoptivos, Michael está colaborando con la investigación. Ha sido él quien ha reconocido que le cambiaron la edad en 2012. Sin embargo, la madre, Kristine Barnett continúa diciendo que Natalia es una persona adulta que quería acabar con su vida.

Desde hace tres años, Natalia Grace vive una nueva vida junto a otra familia adoptiva

Publicidad - Sigue leyendo debajo