'La promesa', resumen de los capítulos 1 y 2: Una boda con espectáculo

Qué ha pasado en 'La promesa': La boda de Tomás, heredero del marquesado de Luján, acabó con un accidente de avión y la llegada de Jana al impresionante palacio en Los Pedroches. La 1. 16.30 h.

la promesa rtve los marqueses de luján

                  Transcurre el año 1913. El mundo entero está al borde del abismo, pero hay remansos de paz aislados de los conflictos bélicos que amenazan con destruir la paz conseguida antaño. Este es el claro ejemplo del Palacio La Promesa, situado en el valle de Los Pedroches, y envidiado por todos aquellos que se atrevieron a posar sus ojos sobre él.

                  La extensa propiedad pertenece a Alonso y Cruz, los conocidos Marqueses de Luján, uno de los mayores terratenientes del país. La poderosa familia es respetada y querida por gran parte de la alta sociedad española. Sin embargo, este poderoso clan oculta un secreto que, más pronto que tarde, podría salir a la luz y acabar así con su imponente reputación.

                  Llegó el día de la esperada boda de Tomás, heredero del marquesado, y el palacio se vistió de gala para acoger tan inigualable evento. La ceremonia transcurrió sin contratiempos y los novios se dan el “Sí, quiero”. No obstante, recién terminado el convite, la aparición de un aeroplano atrajo la atención de todos los asistentes a tan grandioso evento. Nadie sabía qué era lo que estaba pasando.

                  Manuel está a punto de morir en un accidente aéreo

                  Pronto se dieron cuenta que el vehículo era pilotado, nada más y nada menos, que por Manuel, otro de los hijo de los Marqueses, quien no había querido perderse la boda. De repente, el aparato perdió altura, comenzó a desestabilizarse y terminó estrellándose a pocos metros de la extensa propiedad. Los asistentes a la ceremonia quedaron devastados, nadie sabía qué suerte había corrido el conductor. Manuel estaba a punto de ser consumido por las llamas; pero alguien consiguió salvarlo: una bella desconocida de nombre Jana.

                  El Marqués le ofrece una recompensa económica a la joven por haber salvado a su vástago, pero ella no quería dinero, solo una oportunidad de ganarse la vida, dignamente, dentro del palacio, trabajado como sirvienta. Sin embargo, su llegada al marquesado tenía otro propósito: hacer justicia a su madre asesinada hace quince años e investigar el paradero de su hermano, secuestrado cuando era un recién nacido.

                  La única pista que logró obtener guarda relación con los Marqueses de Luján. Después de casi dos décadas esperando, ha llegado el momento de vengarse. Solo hay un elemento con el que Jana no había contado: Manuel, hijo de los Marqueses... y la última persona de la que esperaría enamorarse. Más pronto que tarde, la complicidad entre ambos comienza a hacerse evidente, despertando así los recelos de gran parte de la familia del adinerado muchacho.

                  Periodista especializada en contenidos de televisión y cultura.
                  Publicidad - Sigue leyendo debajo
                  Más de La Promesa