'Oxígeno': la explicación del final de la película de Netflix

Después de estrenar películas como 'Crawl' y 'Piranha 3D', el director de terror francés Alexandre Aja prueba suerte en un escenario más hermético en Netflix y las críticas son estupendas.

la película oxígeno de netflix

    Un inteligente ejemplo de creatividad, el tenso thriller Oxígeno se reproduce como Buried en el espacio exterior: un drama de supervivencia de ciencia ficción centrado en un solo personaje (Mélanie Laurent) atrapada en una elegante criocámara parecida a un ataúd con reservas críticamente bajas de aire respirable. Ella se despierta antes de lo previsto, sellada en una especie de membrana futurista, con solo una útil computadora parlante similar a HAL 9000 llamada MILO (abreviatura de Medical Interface Liaison Operator, con la voz de Mathieu Amalric) para ayudarla.

    Al hacer su primer largometraje en francés desde High Tension, el director de terror extremo Alexandre Aja inyecta demasiado estilo: aquí hay una película de Netflix de alto nivel, originalmente destinada a otra actriz (Noomi Rapace, que conserva un crédito de productora ejecutiva). Otras películas de terror de Netflix.

    Con su estreno para el miércoles 12 de mayo en Netflix (todos los estrenos de Netflix), mientras la humanidad emerge tentativamente de una especie de hipersueño global, el escenario básico de la película debería resonar con el aislamiento que el público ha estado experimentando en sus propias vidas, y la cuestión más amplia de si realmente queremos volver a lo que teníamos antes. Esta es una elección proactiva, y una que el personaje de Laurent debe tomar a medida que bajan sus niveles de oxígeno, con solo un tiempo limitado para determinar su situación, recuperar sus recuerdos y salvarse a sí misma.

    This content is imported from YouTube. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    Crítica de 'Oxígeno', la película de Netflix

    La interferencia de Aja como director puede distraer a veces, pero eso no es necesariamente un accidente. Como si no quisiera que los espectadores se dieran cuenta de lo limitados que estaban su reparto y equipo al ejecutar la película, el director embellece su ubicación clave: una elegante cápsula criogénica blanca del tipo que el diseñador de Apple Jony Ive sin duda imaginaría.

    ¿Cuántas posibles explicaciones puede haber de que una persona se despierte en una criocámara? Describir la solución de LeBlanc como la más obvia sería quedarse corto. Aún así, son los detalles los que hacen que el rompecabezas sea interesante, ya que Liz se apresura a juntar las piezas. Durante la primera hora, Aja empalma pistas visuales en el escenario claustrofóbico: tomas de ratas de laboratorio en laberintos, experimentos médicos poco éticos y destellos de lo que Liz presume ser su vida pasada que involucra a su compañero médico y posible esposo, Léo (Malik Zidi).

    El problema es que cada vez que el editor Stéphane Roche corta, la estrategia de Aja de "abramos las cosas tanto como sea posible" rompe el hechizo de estar atrapado en una burbuja con Liz. Además, cuanto más vemos fuera de su grupo, más rápido descubrimos su situación. Y puede ser frustrante esperar a que se ponga al día, especialmente porque ella es la que proporciona pistas falsas que la mayoría de la audiencia puede ver de inmediato.

    Una IA benigna y en su mayoría obediente (con la capacidad de impactarla o inyectarla, si es necesario), MILO es más que la herramienta clave en el kit de resolución de problemas de Liz. El truco consiste en saber qué preguntarle. Si nos quedamos atrapados en la situación de Liz, la mayoría de nosotros probablemente habríamos comenzado donde ella termina, pidiéndole a MILO que redirija el aire fresco de los tanques externos a su cápsula, pero para cuando piensa hacer eso, sus niveles de oxígeno ya han bajado demasiado. El Protocolo de Eutanasia Caritativa, entra en acción, lo que hace que el resultado de la película sea algo poco claro.

    Oxígeno no es una historia de supervivencia en el sentido convencional. A diferencia de Buried, donde Ryan Reynolds lucha por escapar de un ataúd con solo un mechero y un móvil con poca batería , la esencia de Oxígeno es de naturaleza más existencial. Liz debe adivinar quién (o más exactamente, qué) es, y una vez que esa revelación sale a la luz, hay que tomar una decisión consciente sobre si quiere seguir respirando. Es un viaje intrigante de todos modos y para los estándares de Netflix, es mejor que ofertas recientes Polizón o La apariencia de las cosas.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Programas TV