Brindis con vino tinto
WIN-Initiative

¿Rosado, tinto o blanco? El vino que te gusta dice también muchas cosas de ti. Por ejemplo, los sitios a los que escaparte este otoño. ¿No te lo crees? Vamos a contártelo ahora: en pareja, con amigos... hay un lugar esperándote para romper la rutina del curso y mantener la sensación de vacaciones. Ve preparando el equipaje... ¡nos vamos de viaje! Eso sí, con muy buena uva. Brindamos por ello.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con compañeros de trabajo...
GETTY

Los estudios afirman que las personas que toman habitualmente vino rosado son risueñas, abiertas y sociales. Ellas suelen ser las que proponen todo tipo de planes en su círculo. Siempre con la agenda a tope, no solo reúnen en torno a sí a amigos, pareja, familia... Su personalidad extrovertida les lleva a organizar planes –incluso– con los compañeros de trabajo. Ahora bien... ¿dónde vamos?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
...a las Hoces del Cabriel
GETTY

Y para una escapada de ese tipo, le sugerimos un lugar de escándalo: el Parque de las Hoces del Cabriel, en Valencia. Y no sólo por la rica flora y fauna autóctonas –con chopos, sauces, pinos, águilas, nutrias, anfibios...–, también por la originalidad de su morfología geológica, por los yacimientos arqueológicos, por las pinturas prehistóricas del arte rupestre levantino, por los yacimientos paleontológicos íberos y romanos... Y porque no hay lugar para el aburrimiento: podéis practicar senderismo, kayak, rafting, barranquismo... Y brindar al acabar el día, por supuesto. La proximidad de Utiel y Requena, localidades vinícolas donde las haya, permitirá elegir entre muchas variedades, además del sabor rosado que os ha llevado allí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En pareja...
GETTY

Existen tantos matices en el vino tinto como variedades del mismo y personas a las que les gusta. Amantes de la buena mesa, los "fans" del vino tinto suelen ser personas apasionadas y sensibles. Para ellas, un plan irresistible: fin de semana en pareja a una ciudad con historia, de esas con bellos monumentos, rica gastronomía y recoletas callejuelas por las que pasear abrazados bajo un paraguas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
...a una ciudad con historia
GETTY

Salamanca, Cáceres, Cuenca, Toledo, Segovia, Ávila... cuesta decidirse. Así que hoy ponemos rumbo a la irresistible Burgos. ¿Imaginas un día lluvioso junto a tu pareja tomando cordero o lechazo o sopa castellana o queso o morcila... con una copa de vino? De postre, un paseo que os lleva a su fastuosa catedral o al maravilloso Monasterio de Las Huelgas, del s. XII-XIII (en la imagen). Se trata de un monasterio cisterciense, fundado por el rey Alfonso VIII, con un fabuloso panteón real de sepulcros góticos donde yacen, entre otros personajes de sangre real vinculados a Castilla, los reyes Alfonso VIII y su esposa, Leonor de Aquitania, y el rey Enrique I. De traza románica y gótica, en su perfil se eleva una robusta torre defensiva y restos del recinto amurallado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con amigos...
Mitshu

Los amantes del vino blanco son multitud. Rota la frontera que asociaba el vino blanco al pescado y el vino tinto a las carnes, esta modalidad (con mil matices y otras tantas variedades de uvas) se ha ganado a los paladares más exigentes. Su fresco carácter se asocia a personas divertidas, amigas de sus amigos y muy, muy risueñas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
...escapada a Galicia
Carlos Fernandez

Para ellas, y porque les encanta celebrarlo todo, proponemos una escapada de amigos a Galicia. Y, aunque cuesta decidirse por uno de sus rincones casi tanto como por uno de sus deliciosos vinos, nos hemos enamorado de Sanxenxo: por sus playas, su deliciosa gastronomía, su ambiente de vinos y tapas, sus atardeceres... y por la Capilla de Nuestra Señora de La Lanzada (en la imagen). Se trata de una sencilla capilla del siglo XII de ábside semicircular y con un singular rosetón en su fachada principal que mira, nostálgica, a la inmensida del mar. ¿Hace falta más?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ocio