Máxima de Holanda recupera la sonrisa y da una lección de estilo

Pletórica de felicidad y muy divertida, la reina de Holanda ha mostrado su mejor cara después de superar la pérdida de su hermana. La monarca ha recuperando la alegría que la caracteriza en su reciente viaje y ha dado toda una lección de glamour con sus estilismos

Reyes de Holanda en Curazao
Gtres

Hace unas semanas Máxima de Holanda tuvo que hacer frente a uno de sus momentos más duros. Y es que su hermana pequeña, Inés Zorreguieta, con quien mantenía un estrecho vínculo, falleció en su apartamento de Argentina. Desde entonces, la reina de los Países Bajos se ha mostrado muy afectada e incluso llegó a perder su tan carismática sonrisa. Eso sí, haciendo gala de la gran profesionalidad que la caracteriza, Máxima no dejó su agenda de compromisos oficiales de lado y atendió todas sus obligaciones. Un buen ejemplo de ello, es su reciente viaje de dos días a la paradisíaca isla caribeña de Curazao.

Gtres

Quizá habrán sido las altas temperaturas o la fresca brisa marina, pero lo cierto es que Máxima no solo ha vuelto a recuperar su tan bonita sonrisa, y se ha mostrado muy cercana y divertida con todos los allí presentes, sino que ha vuelto a hacer gala de su buen gusto a la hora de vestir y ha deslumbrado con sus dos estilismos.

Gtres

El pasado domingo, los reyes de Holanda llegaron a Curazao para celebrar, junto al primer ministro de la isla, Eugene Rhuggenaath, la festividad de el Día de la bandera, un destacado evento de la región caribeña. Para la ocasión, Máxima eligió un vestido sin mangas color naranja, que complementó con un original tocado en color tierra, una cartera de piel marrón y unas altas sandalias de tacón, también en color marrón. Un estilismo muy fresco que eclipsó todas las miradas y que le daba a Máxima un aire muy veraniego.

Gtres

Además, el pasado lunes su estilismo volvió a causar tendencia. En motivo de la festividad del Pueblo, la reina de Holanda se quiso mimetizar con el color turquesa de las cristalinas aguas que bañan la isla. Para la ocasión, Máxima se decantó por un vestido midi en color azul turquesa, que complementó con un original cinturón con una piedra azul agua en forma de lágrima, a conjunto con sus pendientes.

Gtres

Aunque si hay algo que realmente ha llamado la atención de su último conjunto, no es otra cosa que su bolso. Para su segundo día en la isla, la esposa del rey Guillermo lució un original y llamativo bolso, de color plateado y con incrustaciones de piedras turquesas. Una buena elección que aportó mucho modernismo a su look.

Gtres

A juzgar por las imágenes, el reciente viaje de los reyes de Holanda a la isla caribeña de Curazao ha servido para que Máxima vuelva a mostrarse feliz y pletórica, intentando dejar el dolor a un lado, tal y como le hubiese gustado a su hermana. Además, Máxima ha estado arropada, en todo momento, por su marido Guillermo, quien se ha convertido en su mayor apoyo y se ha alegrado mucho de ver a su esposa sonreír de nuevo.

Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Familia Real