Doña Letizia, feliz en su tierra, elige un Pertegaz

Elegante (y muy clásica), la Reina pasa del top de plumas a un formalísimo Pertegaz.

Doña Sofía, Princesa Leonor, Reina Letizia, Reyes de España, Leonor y Sofía, Letizia audiencia Oviedo
Gtres

El Hotel Reconquista era un bullicio de personalidades en la mañana del 18 de octubre. La banda de Gaitas de Corvera daba la bienvenida a la entrada. Cada pequeño detalle era simbólico en Oviedo. Todo preparado para las audiencias. Eran tres y en las tres iban a estar presentes las hijas de los Reyes. En el lobby encontré a Jesús Ortiz, padre de la Reina. Venía como abuelo a arropar a su nieta. Estaba muy contento. Minutos después nos dirigimos al salón Covadonga, donde se celebraron los tres recepciones.

Doña Letizia, feliz de estar en su tierra natal, sonreía muy contenta. Miró hacia arriba, a los palcos donde estábamos los medios, y nos saludó. Las niñas también nos dijeron hola por indicación de la Reina. Sonreían.

Leonor y Sofía
Gtres

Doña Letizia confió en Pertegaz para esta ocasión. Su tercer look en Oviedo fue un vestido en un gris perla muy favorecedor, pero lo vi recargado de más. Las flores en 3D tamaño XXL chocaban en protagonismo con el cuello, muy ladylike con lazo envolvente. Las flores eran puro color sobre el gris. Sin embargo, me hubiera gustado un bordado más pequeño. ¿ Leonor y Sofía? Hubo un cambio en la tercera audiencia que tiene su significado y su simbolismo.

En el tercer acto, la Princesa, como presidenta de honor de la fundación, se situó a la derecha de su padre en la línea del saludo. El Rey Felipe VI recibía las medallas y su hija hacía la entrega a los galardonados. Vi a Leonor muy preparada, segura y atenta a las anotaciones de su padre.

Y Sofía, junto a su madre, amable y sonriente.

Tras las audiencias, pude participar del bufet que se celebró en el salón Reconquista del hotel. Los Reyes y sus hijas, que se retiraron pronto a prepararse para la ceremonia, disfrutaron de un menú a base de fabes y merluza y un arroz con leche que estaba muy rico. Doy fe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo