El cariñoso saludo de la reina Letizia a Masako

Ambas damas se fundieron en un abrazo. El Carolina Herrera que lució Letizia me pareció impresionante.

Intensísima actividad en la agenda de la Casa del Rey. El sábado 19, sobre las 15:00 de la tarde concluía la visita de la Familia Real a Asiegu (en Cabrales, Asturias) y 24 horas después, los Monarcas volaban rumbo a Tokio. Don Felipe y doña Letizia formaban parte de la comitiva de realeza europea que asistía a la Ceremonia de Entronización del Emperador Naruhito. El acto, solemne e histórico, me prometía un equipaje real muy vistoso. Me quedé corta. Los estilismos que escogió la Reina fueron mucho más que vistosos.

Los Reyes en Japón
Gtres

Aunque Naruhito (59 años) lleva cinco meses ejerciendo de Emperador, la ceremonia de ascenso al Trono del Crisantemo se produjo el 22 de octubre. Voy a contextualizar este “royal look” de doña Letizia porque si no, pues se pierde la esencia. La japonesa es la monarquía más antigua del mundo. La capital, Tokio, vestida de gala. Palacio Imperial: 2.000 invitados. Monarcas y jefes de Estado de 183 países. En el Salón de Estado el Emperador y su esposa, Masako, ofrecen una cena de gala. Para ese momento, la Reina recurrió a un Carolina Herrera hecho a medida en color rosa capote. El espectacular “royal look” estaba coronado con la diadema de Tres Flores de Lis, una pieza que ha pasado, de generación en generación, desde la reina Victoria Eugenia hasta doña Letizia. Completó con los pendientes chatones del lote de pasar y una de las pulseras gemelas de Cartier (suele ponerse las dos), que llevaba en la mano izquierda junto a su anillo Karen Hallam. Impresionante despliegue. El Carolina Herrera también me pareció impresionante, con esas flores bordadas en 3D y el vuelo y caída del vestido, que iba armado para que la falda ganara volumen.

Los Reyes en Japón
Gtres

Un detalle que llamó la atención fue el cariñoso saludo de la Reina a Masako, que durante años ha sido conocida como la princesa triste, por la depresión crónica que ha sufrido. Ambas damas se fundieron en un abrazo. El mismo día, pero unas horas antes, tuvo lugar la Entronización de su marido, Naruhito, 126 en la línea de sucesión.

Letizia y Masako
Gtres

Esta esperada ceremonia nos dejó otro estilismo. La Reina miró en la colección de la diseñadora cordobesa Matilde Cano. El diseño, más que florido, era un homenaje a la primavera en pleno otoño. Recurrí entonces a la experta en arte floral Mónica Tourón, que me ayudó con las peonías, las hortensias de colores rosa y lila, las flores de hibiscus en fucsia y las campanulas moradas. Una explosión botánica en una combinación intensa, alegre y muy, muy española. El cinturón verde pistacho es el mismo que muestra el diseño original; y la diadema es una creación resultona de la diseñadora onubense Nana Golmar, una casa con sede en Sevilla. La Reina deslumbró, pero…

Los Reyes en Japón
Gtres

Si vibrante y potente era el estampado de doña Letizia, también lo era la banda de la Orden Japonesa de la Preciosa Corona. Si a esto le añadimos las joyas elegidas, el total look sigue sumando brillos: la pulsera, el collar de chatones y los pendientes de diamantes y esmeraldas. Resultado: encuentro un vestido muy bonito con un estampado arriesgado (vaya por delante que me gusta el riesgo), pero con una combinación recargada de elementos brillantes. Veo que Máxima de Holanda (me encanta Máxima) no se complicó nada y tiró de vestido liso. Simple y natural.

Letizia, en Japón
Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo