Los Reyes: último adiós a la Infanta Pilar de Borbón

El funeral, en el Monasterio del Escorial, reunió toda la solemnidad de un acto oficial y público.

El funeral por la Infanta Pilar de Borbón comenzaba a las 12.00 de la mañana del 29 de enero en el Real Monasterio de El Escorial, en Madrid. No era un funeral de Estado, pero sí reunió toda la solemnidad de un acto oficial y público. El pasado día 8 Doña Pilar falleció en Madrid, a los 83 años, como consecuencia de un cáncer de colon.

A la entrada de la Basílica, los hijos de la infanta Pilar cumplimentaban a Felipe VI y a doña Letizia: Juan, Bruno, Beltrán, Fernando y Simoneta, visiblemente emocionada y conmovida por el responso por su madre. Felipe VI la saludó con afecto. Hace sólo unos días, la prima del Monarca recibía el alta hospitalaria por una neumonía. Toda la familia, amigos y allegados mostraron su apoyo a los hijos de la duquesa de Badajoz.

Los Reyes, en el funeral de la Infanta Pilar
Gtres

Cuando los Reyes accedieron a la basílica, ya habían hecho su entrada Don Juan Carlos y Doña Sofía; las hermanas de Don Felipe, las infantas Elena y Cristina; y los Duques de Soria, Margarita y Carlos Zurita. Junto a Elena, ocupaba su silla Beatriz de Holanda; y junto a Cristina, Margarita Gómez-Acebo, prima de Luis Gómez-Acebo, quien fuera marido de la duquesa de Badajoz. Unos bancos más atrás estaban Froilán y Victoria Federica.

Los Reyes, en el funeral de la Infanta Pilar
Gtres

Doña Letizia caminaba del brazo de Don Felipe por el pasillo central. El jefe del Estado marcaba el paso. Delante de los Monarcas, y abriendo camino, iba el padre Prior de los agustinos. Sonaba el Himno Nacional. Todos los asistentes estaban en pie.

Los Reyes, en el funeral de la Infanta Pilar
Gtres

En el momento en que los Monarcas se aproximaban al altar mayor, a la altura de la primera fila, el rey Juan Carlos miró a Felipe VI. Un instante después, el jefe del Estado estrechó la mano derecha de su padre al tiempo que le daba un beso. Doña Letizia, detrás, esperaba el momento de saludar a sus suegros. Sus cuñadas, serias, contemplaban la escena. El funeral significó el reencuentro familiar entre Cristina y su hermano, en un acto público, con la presencia de Letizia como testigo. Las imágenes revelaban un momento solemne, pero también reflexivo y serio. Los Reyes ocuparon un lugar de honor, a la izquierda del altar mayor. Ofició el servicio religioso Juan del Río, arzobispo castrense.

La Reina escogió un abrigo entallado, medias, salones, pañuelo, cartera y guantes negros. Como joyas, los pendientes de oro blanco con perlas australianas.

Los Reyes, en el funeral de la Infanta Pilar
Gtres

No puedo pasar por alto que el jueves 30 de enero es el cumpleaños del Rey. Cumple 52 y, sin actividades en la agenda oficial, que aparece despejada para este día, todo apunta a que celebre este aniversario en la intimidad familiar.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo