El rey Felipe VI protege a su hija Leonor de la polémica de don Juan Carlos

En el comunicado emitido por la Casa Real, donde renuncia a la herencia de su padre y le deja sin asignación, el Monarca deja claro que ni él ni la Princesa de Asturias ha tenido conocimiento ni prestado su consentimiento a participar en ninguna estructura o inversión financiera.

El rey Felipe VI con su hija Leonor en una imagen de los premios Princesa de Asturias 2019
Gtres
  • El Rey no quiere que la polémica por las fundaciones Zagatka y Lucum, en las que estaría implicado don Juan Carlos, afecten a la Princesa de Asturias.
  • Por ello, en el comunicado en el que renunció a la herencia de su padre y le dejó sin asignación, deja claro que ni él ni Leonor conocían o dieron su consentimiento para aparecer en dichas organizaciones.

    Felipe VI no está dispuesto a que la polémica suscitada por su padre, el rey Juan Carlos, y sus negocios y supuestos paraísos fiscales salpiquen a su primogénita, Leonor. El pasado 15 de marzo, el Rey emitió un comunicado para zanjar la polémica y dejar bien claro que no tenía conocimiento de que fuera beneficiario de las fundaciones Zagatka y Lucum pertenecientes, supuestamente, a su padre. Tras las informaciones aparecidas en la prensa británica, la Casa Real emitió un escrito en el que don Felipe se desvinculaba totalmente de estas dos organizaciones y dejaba claro que ni él ni ninguno de sus descendientes, en especial su hija mayor, habían dado su consentimiento para ser beneficiarios de ninguna de ellas.

    El rey Felipe VI en una imagen de archivo junto a su hija Leonor
    Gtres

    En el escrito emitido por la Casa Real en el que se comunica que Felipe VI renuncia a la herencia de su padre y le deja sin asignación oficial que ronda los 200.000 euros anuales, se explica que el Rey tuvo conocimiento de que era beneficiario del fundación Lucum en el momento del fallecimiento de don Juan Carlos a través de una carta del despacho de abogados Kobre&Kim. Como consecuencia de esta noticia, Felipe VI compareció ante notario en abril de 2019 para explicar que había enviado una carta a su padre: "A fin de que si fuera cierta su designación o la de la Princesa de Asturias como beneficiarios de la citada Fundación Lucum, dejara sin efecto tal designación, manifestando igualmente que no aceptaría participación o beneficio alguno en esa entidad, renunciando asimismo a cualquier derecho, expectativa o interés que, aún sin su consentimiento o conocimiento, pudiera corresponderles ahora o en el futuro en relación con la Fundación Lucum".

    El rey Felipe VI y su hija Leonor, ambos sonrientes, en una imagen del pasado octubre
    Gtres

    Felipe VI añade en el comunicado que no ha sido conocedor ni ha dado su permiso para participar "en nombre propio o en representación de terceros, en particular de su hija, en ningún activo, inversión o estructura financiera cuyo origen, características o finalidad pudieran no estar en plena y estricta consonancia con la legalidad o con los criterios de transparencia, integridad y ejemplaridad que informan su actividad institucional y privada". Con estas aclaraciones, el Rey quiere evitar que la polémica salpica a su primogénita y heredera al trono.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de En portada