La Familia Real asiste a la Misa de Pascua en Palma

La reina Sofía se une a los reyes de España y sus hijas para celebrar la tradicional misa de Pascua de Resurrección.

image

La reina Sofía se une a los reyes de España y sus hijas para celebrar la tradicional misa de Pascua de Resurrección, la tercera a la que Felipe y Letizia asisten como monarcas.

1 de 5
Una Familia Real muy querida

Los reyes de España, Felipe VI y Letizia, asistieron junto a sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, y la reina Sofía, a su tercera misa de Pascua como monarcas.

El emotivo acontecimiento nos regaló esta bonita estampa, los cinco reunidos en la Catedral de Palma, donde les esperaban cientos de personas que, entre aplausos y vitores, les recibieron con gran afecto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Un Rey muy atento con sus mujeres

La Familia Real acudió al acto en un coche conducido por el rey de España, que no dudó en abrirles la puerta del coche a sus hijas, mostrándose así como un padre atento y detalloso con las pequeñas Leonor y Sofía, que viajaban en el siento de atrás junto a su abuela, la reina Sofía.

Letizia, por su parte, iba de copiloto junto a su esposo Felipe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Muy cariñosos con el pueblo

La Familia Real, que se mostró en todo momento muy sonriente, se presentó a la misa de Pascua de Resurrección con un look primaveral.

Emocionado por el acto, el prior se unió a los muchos gritos de "viva el rey" y "viva la reina", gritando él también un emotivo "viva".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Un año más sin el rey Juan Carlos

A pesar del entrañable momento familiar protagonizado en Mallorca, y al igual que el año pasado, se echó en falta la presencia  del rey Juan Carlos I, que no acude a la misa de Pascua de Resurrección desde el año 2014.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Una niñas muy simpáticas

La princesa de Asturias y la infanta Sofía fueron las grandes protagonistas del evento, ya que deslumbraron por su simpatía.

En la imagen,  vemos como las pequeñas, acompañadas de su madre, saludan afectuosamente a la gente segundos antes de entrar en la catedral para que diera comienzo el acto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo