Kate y Meghan compiten por ser la más elegante en el centenario de la Royal Air Force

La duquesa de Cambridge, técnicamente de baja por maternidad, y la de Sussex acompañaron a sus marido, Guillermo y Harry, al oficio religioso que celebraba el centenario de la Royal Air Force. Allí coincidieron con otros miembros de la familia real británica

Kate Middleton Guillermo de Inglaterra Meghan Markle Harry de Inglaterra en el centenario de la Royal Air Force
Gtres

Cuando todavía no habían pasado 12 horas del bautizo de Luis de Cambridge, la familia real británica ha vuelto a reunirse para asistir a la celebración del centenario de la Royal Air Force que tuvo lugar en la Abadía de Westmister, en Londres. La sorpresa de la jornada fue la aparición de Kate Middleton, técnicamente de baja por maternidad porque solo hace 11 semanas que tuvo a su tercer hijo y que no se iba a incorporar a la agenda oficial hasta el próximo otoño, que ha acompañado a su marido, Guillermo de Inglaterra, y a sus cuñados, los duques de Sussex, al oficio religioso al que también han acudido la reina Isabel II, la gran ausente en el bautizo de su bisnieto; el príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gtres

Mientras que su marido, Guillermo y su cuñado Harry, ambos la cuarta generación de pilotos de la RAF de la monarquía británica, lucían los uniformes oficiales del cuerpo, la duquesa de Cambridge optó por un modelo de Alexander McQueen, su diseñador fetiche y quien también la vistió en el bautizo de su hijo pequeño. Prendido al vestido lucía su broche de la RAF y su sombrero era un diseño de Sean Barret.

Gtres

Mientras que, en el bautizo de su sobrino, Meghan llevaba un vestido verde de Ralph Lauren, para el centenario de la RAF, la duquesa de Sussex eligió un modelo negro de Clare Waight Keller para Givenchy, la diseñadora que creó su vestido de novia. El sombrero era una creación de Stephen Jones.

Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La reina Isabel II de Inglaterra no faltó a su cita con la RAF. A pesar de no haber acudido al bautizo de su bisnieto porque necesitaba descansar, la soberana mostró la mejor de sus sonrisas durante el oficio religioso al que también acudieron sus otros dos hijos: la princesa Ana con su marido, sir Tim Laurence; y su hijo Eduardo con su esposa, Sofía, condesa de Wessex.

Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo