Haakon y Mette-Marit con sus hijos en Formentera

Los príncipes de Noruega han elegido las playas españolas para sus vacaciones. La pareja ha acudido en familia a disfrutar del sol y la playa más unidos que nunca.

Haakon y Mette-Marit acuden con sus hijos a Formentera
Gtres

Los príncipes de Noruega, Haakon y Mette-Marit, han aprovechado los primeros rayos de sol, fuera de la ola de calor que asolaba España la semana pasada, para comenzar sus vacaciones de verano alejados de la apretada agenda real. Los herederos al trono del país nórdico han pasado una jornada en familia acompañados por sus hijos adolescentes Sverre Magnus e Ingrid Alexandra con quienes han acudido a las playas de la isla de Formentera para disfrutar de un baño en las cristalinas aguas del Mediterráneo. Allí, la familia al completo ha alquilado una variedad de jeep, llamado mehari con el que han aprovechado para recorrer las calles de la ciudad.

Familia Noruega en mehari en Formentera
Gtres

En este transporte, la familia ha acudido a las playas donde los hijos adolescentes de la pareja han disfrutado de un largo baño con su equipación para el snorkle preparada para poder hacer buceo. Todo ello ha quedado inmortalizado en los teléfonos móviles de los padres que no han podido evitar fotografiar a sus pequeños disfrutando de sus momentos libres como cualquier familia. Además, Haakon disfrutó también del agua después de haber guardado reposo por su última operación.

Haakon lancha junto a sus hijos
Gtres

Mientras, Mette-Marit ha aprovechado para nadar desde la lancha hasta la orilla, donde ha dado un largo paseo por la playa, la misma en la que también se encuentran celebridades como Melanie Griffith o la mujer del Cholo Simeone, Carla Pereyra. Ambas han sido vistas también disfrutando del sol y el agua de Formentera en los últimos días.

Un discreto viaje para los herederos

Los miembros de la familia real noruega disfrutan de su estancia en la isla de Formentera, a la que llegaron en un avión privado el pasado lunes, de una forma muy discreta para evitar llamar la atención. No es la primera vez que los herederos al trono noruego eligen España para disfrutar de su descanso. El año pasado pudimos ver a la pareja real en Conil junto a sus hijos, donde también aprovecharon el sol cuanto pudieron para darse más de un chapuzón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo