Mette-Marit celebra su 45 cumpleaños

Con motivo de su cumpleaños, repasamos la vida de la futura Reina de Noruega.

image
1 de 22

De familia humilde. Mette-Marit de Noruega, nacida como Mette-Marit Tjessem Høiby, nació el 19 de agosto de 1973 en Kristiansand, fruto del matrimonio entre Sven Olaf Bjarne Høiby, periodista de profesión, y Marit Tjessem, empleada bancaria.

2 de 22

Hija de padres divorciados. Sven Olaf Bjarte Høiby y Marit Tjessen se separaron en 1984, cuando Mette-Marit tenía 11 años.

3 de 22

Una vida dura. Su padre falleció en 2007, a causa de un cáncer de pulmón, meses después de haber contraído matrimonio con la bailarina noruega Laila Preikschas Nygjerdet, más conocida como 'Cowboy-Laila'.

Además, su hermanastro, Trond Berntsen, falleció el fatídico 22 de julio de 2011 en los atentados en la isla de Utøya, que causó 77 muertos. Trond era policía.

4 de 22

Muy buena estudiante. Tras la escuela secundaria, Mette-Marit realizó estudios de filosofía en la escuela privada de Bjørknes de Oslo y también se examinó en químicas e IKT en la Escuela Superior de Agder, ahora Universidad de Agder. Los estudios se los pagaba trabajando en verano como camarera en los restaurantes Engebret y Habana, donde sigue yendo a tomar una hamburguesa con su marido y sus hijos, pues quiere dar a su vida un tono de normalidad.

Entre los años 2000 y 2002 se matriculó y siguió por libre, hasta completar los exámenes de las asignaturas de ética social y ética en la Universidad de Oslo. También superó los exámenes sobre ayudas y desarrollo en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres, donde estuvo en el 2003.

5 de 22

De camarera a futura reina. Antes de conocer al príncipe Haakon su vida no iba demasiado bien. Jugueteó con las drogas y frecuentaba lugares no muy aconsejables. Su entonces marido, Morten Bog, fue condenado por tráfico de drogas.

Incluso llegó a acudir a un programa para buscar novio. No obstante, poco a poco se alejó de aquellos caminos oscuros

6 de 22

Madre soltera. En 1997 tuvo a su primer hijo, Marius Borg, fruto de una relación extramatrimonial. Finalmente y después de una vida complicada, decidió convertirse en madre soltera y criar sola a su hijo.

7 de 22

Así surgió su amor. Cuando su hijo ya tenía con dos años, la ahora princesa acudió a un festival de rock donde conoció al príncipe Haakon. Cupido lanzó su flecha y menos de un año después ya estaban viviendo juntos.

Esta decisión no fue, en absoluto, bien avenida por la Casa Real y los ciudadanos noruegos tampoco apoyaron aquella relación.

8 de 22

Conquistaron al pueblo. El Príncipe se dejó guiar por sus sentimientos e hizo caso omiso a la opinión pública. Los ojos azules de Mette-Marit lo habían encandilado y en noviembre del 2000 le pidió matrimonio, cuya materialización se realizó en agosto de 2001.

9 de 22

Una boda contra la sociedad noruega. El príncipe Haakon de Noruega se casó el 25 de agosto de 2001 con una joven Mette-Marit, que ya era madre de un hijo, y por eso el enlace no era muy bien visto por la mayor parte de la sociedad noruega. Sin embargo, el amor rompió barreras y ya antes del enlace, el heredero y su prometida se había ido a vivir juntos, con el pequeño Marius.

Esta fue la primera boda real de este milenio, por lo que fue seguida con atención en todas partes del mundo, además de por lo atípico de la novia, por entonces nada parecido a una princesa.

10 de 22

La tiara se la regaló el rey Harald. El día de su boda, Mette-Marit lució un vestido inspirado en el que usó la reina Maud, bisabuela de Haakon. Fue diseñado por Harder Finseth y confeccionado en crepé de seda, tejido del que se utilizaron 125 metros. El color era marfil y la línea romántica.

Llevaba manga larga ajustada, un pequeño escote redondo, escaso vuelo y cola de dos metros. El velo, de tul de seda, iba enganchado a una tiara de diamantes de 1910 que el rey Harald regaló a su nuera.

El ramo de flores era una guirnalda de lirios de Conval, pequeñas flores blancas muy olorosas en forma de campanilla abultada, rodeadas de hojas verdes.

11 de 22

Ingrid, futura heredera. Tras disfrutar cuatro años casados, su amor dio sus frutos y nació Ingrid Alexandra, futura heredera al trono, el 21 de enero de 2004.

12 de 22

Familia numerosa. Con casi dos años de diferencia, Mette-Marit dio a luz a su segundo hijo con Haakon, Sverre Magnus.

13 de 22

Marius, uno más en la familia. Al igual que su madre, Marius también ha conseguido hacerse un hueco en el corazón de los noruegos, sobre todo en el de ellas. Con 20 años ya es todo un hombre, y uno bien formado. El joven practica deportes de riesgo como el ski acuático y el skate, también toca la guitarra y el piano, afición que comparte con Hakoon ,con el que ha creado un vínculo bastante estrecho.

Ahora ha emprendido un nuevo rumbo, prefiriendo alejarse del escrutinio público que rodea a su familia y retirándose a Estados Unidos a cursar sus estudios universitarios.

14 de 22

Críticas por la educación de sus hijos. El colegio de los hijos de los príncipes, 'The Oslo International School', es una institución privada de élite que está en Bekkestua, una pedanía en las afueras de Oslo, al suroeste de la ciudad. Un colegio que muy pocos padres se lo pueden permitir.

La decisión no fue muy bien recibida por los noruegos. Más de un tercio de los encuestados opinó que esta decisión es un duro golpe bajo al prestigio y tradición de la escuela pública del país.

15 de 22

Rumores de crisis. En el año 2014, los rumores sobre una crisis matrimonial comenzaron a sobrevolar a la pareja. La prensa noruega hablaba sobre el notable empeoramiento de la imagen de la Princesa, destacaban la ausencia de Mette-Marit en algunos actos oficiales.

Sin embargo, la casa real anunciaba que Mette-Marit estaría de baja debido a una enfermedad, una hernia discal por la que tuvo que ser intervenida.

Pero nada más lejos de la realidad. Durante el postoperatorio de la hernia discal, que es largo y pesado, Haakon se convirtió en su mejor enfermero

16 de 22

Retoques. La princesa noruega pasó por quirófano en 2014, con 40 años. La imagen de la izquierda fue tomada en Nueva York hace. Si la comparamos con la de al lado, nueve meses después, los cambios son notables, sobre todo en labios y pómulos.

En ella, tiene la piel de su rostro muy tersa, los pómulos más marcados, las cejas elevadas y la boca más ancha.

17 de 22

Un amor indiscutible. Es habitual ver a los futuros monarcas regalarse muestras de cariño en público. Su amor traspasaba, y traspasa, las pantallas.

18 de 22
Mette-Marit de Noruega
Agencias

Accidente de tráfico. El 2016 estuvo marcado por el accidente de tráfico que sufrió la Princesa. El coche en el que viajaba de copiloto fue golpeado por detrás. A pesar de que no hubo lesiones ni heridos y de que se trató de un incidente menor, lo cierto es que la esposa del heredero de Noruega decidió dejar de lado su agenda para asegurarse de que todo estaba bien.

Fue una medida de precaución debido a que Mette-Marit ha tenido problemas en el cuello desde hace años por una desafortunada caída.

19 de 22

Desvela la enfermedad que padece. En noviembre de 2017, la Princesa retomó su agenda oficial tras un periodo de malestar que le impidió cumplir con sus obligaciones. Ella misma quiso explicar la rara enfermedad que sufre, 'Síndrome de los cristales', que provoca que sufra mareos y vértigos a causa de las calcificaciones cristalizadas en el oído interno.

Mette-Marit se sinceró en la emisora noruega NRK: "giré la cabeza muy rápido y fue como si todo empezara a moverse", confesando que llegó a creer que había "entrado en la menopausia antes de tiempo".

20 de 22

Amante de los animales. Los Príncipes no tenían suficiente con tres hijos, y aún quisieron aumentar un poco más su familia y se hicieron con una camada de perritos. Sin duda, son grandes amantes de los animales, como hemos visto en varias ocasiones.

21 de 22

Miedo a volar. En varias ocasiones tuvo que hacer sus viajes en barco, tren o coche porque el miedo se convertía en pánico, cosa que parecía un impedimento para su vida como princesa.

Actualmente lo ha superado y todo ello gracias a la meditación. Así lo aseguraba ella misma en una entrevista: "Yo ya no tengo miedo a volar y si usted tiene miedo lo que debe hacer es meditar. No es una tontería de una sola vez. La meditación me ha ayudado mucho y ahora ya no tengo miedo a volar. Y he tenido mucho, pero mucho miedo".

22 de 22

Una Princesa con mucha dedicación. Ha puesto todo su empeño en ganarse al reino. Mette-Marit se ha involucrado en numerosas iniciativas sociales como la lucha contra el VIH convirtiéndose en 2006 en representante de la ONU en la lucha contra esta enfermedad, el apoyo al colectivo homosexual cuando publicó en 2009 un ensayo sobre "cómo salir del armario", medidas contra el cambio climático, etc.

Publicidad - Sigue leyendo debajo