Adriana Abenia habla de los momentos más difíciles de su maternidad

La presentadora, que se estrenó como mamá con la pequeña Luna el pasado julio, ha querido mostrar la 'cara B' de ser madre y ha contado los problemas que tuvo.

Adriana Abenia
Gtres

Adriana Abenia habla alto y claro. La presentadora, una de las 'influencers' más gamberras y sinceras de Instagram, defiende que no hay que vender ninguna "realidad que no existe" y, por ello, ha apostado por dar visibilidad a la parte menos agradable de la maternidad. La presentadora ha utilizado sus redes sociales para mostrar su tripita de postparto hasta las consecuencias que los primeros meses de embarazo pueden tener en la relación de pareja o en tus oportunidades laborales.

Adriana Abenia presume de su hija Luna
Instagram

“No me gusta vender una realidad que no existe en las redes sociales”, asegura Adriana Abenia en una entrevista al programa 'Dmamas' de Divinity. De ahí que quisiese visibilizar su tripa posparto antes sus más de 240.000 seguidores de Instagram. “Lo hice con toda la intención del mundo” para romper con ese falso mito de que las mujeres tienen que estar siempre perfectas. Con 37 años, confiesa que decidió ser mamá porque “prefería arrepentirme de haberlo sido que no de no haberlo sido nunca”, algo que agradece haber hecho por, finalmente, no se arrepiente a pesar de que “el primer mes fuese Guantánamo”.

La pequeña nació Luna nació el 17 de julio y la pareja fue blanco de críticas por haberse ido un fin de semana romántico con su pareja dejando a su hija con sus padres cuando solo tenía un par de meses. “No pasa nada por irte dos días”, se justifica la influencer y es que un tiempo para la pareja les vino muy bien para poder sobrellevar los primeros problemas. Siempre con un tono de broma, Adriana explica que la falta de sueño es muy difícil de gestionar para una pareja, y más si se suma a unos padres primerizos nerviosos por los cólicos y problemas de salud de su pequeña hija. “Yo decía, ‘me divorcio’ porque está siendo realmente difícil superar los primeros días”, confiesa entre risas. Ahora confiesa que su hija Luna “ha sido sumar uno al principio” y, “aunque se implicaba más al principio”, su marido forma parte de los cuidados de la niña.

Para romper moldes Adriana no dudó en mostrar su tripa post parto y es que “no concibo que se nos pida a las mujeres estar perfectas después de haber alojado a un bebé dentro, y creo que un cuerpo que ha tardado tanto en engordar pues también necesita lo suyo para bajar. Y quería también expresarle al resto de mujeres que no pasa nada por salir con tripa”. Además ha confesado que, a pesar de cuidarse, durante el embarazo padeció un trombo y es que, la sangre es más densa en las embarazadas por lo que ella tuvo que suministrarse heparina durante el embarazo.

Pero este no ha sido el único problema que ha tenido durante el embarazo y es que también ha sido víctima de discriminación laboral: “me han tirado de un par de trabajos por estarlo y esas cosas deberían cambiar porque no estás enferma sino que simplemente estás embarazada”, confiesa con una sonrisa y es que, “quiero que se sepa para que la gente se ponga las pilas”, asegura para más tarde apostar por la equiparación de las bajas maternales ya que “un padre y una madre son casi lo mismo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo