Raquel Revuelta recuerda el terremoto de Indonesia que vivió

Se cumple un año del terrible suceso que se produjo en Lombok y que dejó más de 500 muertos y miles de heridos.

Raquel Revuelta
Raquel RevueltaInstagram

Las vacaciones de 2018 de Raquel Revuelta prometían ser de las mejores de su vida. Ella y su pareja Luis habían elegido Indonesia para pasar unos días en sus paradisíacos paisajes. Tras una semana recorriendo el país, pusieron rumbo a Bali, donde planeaban descansar y disfrutar de sus maravillosas playas.

El destino exacto elegido fue la isla de Lombok, donde tenían pensando pasar los tres últimos días y reponer fuerzas y descansar. Sin embargo, tras una jornada en la que realizaron una excursión por la isla y disfrutaron de la práctica de snorkel volvieron a su hotel, ni se imaginaban que estaban a punto de vivir la experiencia más aterradora de sus vidas.

En el alojamiento, en el que habían reservado un coqueto bungalow, pasaron lo que sin duda, ha sido la experiencia más aterradora de su vida. Y es que el terrible terremoto que asoló Lombok en 2018 se produjo justo en el momento en que Raquel salía de la ducha.

El terremoto tuvo una intensidad de 6,9 grados de magnitud y los momentos que vivieron fueron horribles, llegando a temer Raquel y Luis por su vida.

Ahora Raquel, justo un año después, ha querido recordar aquel momento al que ella tuvo la suerte de sobrevivir pero que dejó más de 550 víctimas mortales y más de 7000 heridos.

Lo ha hecho en su cuenta de Instagram con una bonita imagen de ella junto a Luis de espaldas a la cámara, frente al mar, viendo el atardecer, escribe: "Hace 1 año. Ultima foto juntos antes del horrible terremoto de #lombok que casi no contamos... hoy celebramos que volvimos a nacer sin olvidar a tanta gente que allí quedaron y que siguen sufriendo pérdidas y horribles consecuencias .. #ayudalombok".

En su texto hace mención también a la ong Balance World, cuya área de actuación es precisamente varias islas indonesias como Bali o la afectada por el seísmo de 2018, Lombok.

Publicidad - Sigue leyendo debajo