Fabiola Martínez comparte la lección más importante de su vida al reencontrarse con su 'yo' del pasado

La mujer de Bertín Osborne ha reflexionado en sus redes sociales sobre la belleza, compartiendo la visión que tenía sobre ella en el pasado y cómo ha cambiado con el paso de los años.

Conseguir un físico envidiable se ha convertido en una obsesión para muchos. Sin embargo, cada vez son más quienes unen sus fuerzas para reivindicar la belleza de todos los cuerpos. La belleza es muy relativa, y hay quienes la ven donde otros ni siquiera la perciben. El paso del tiempo es el detonante para llegar a descubrirla en cada gesto, o en las cosas cotidianas de la vida, y así lo ha explicado Fabiola Martínez en su cuenta de Instagram.

La mujer de Bertín Osborne ha dado toda una lección de vida en un viaje al pasado donde recuerda sus prioridades en aquellos tiempos, y que distan mucho de las actuales. Nada tiene que ver aquella Fabiola con la de ahora, y al echar la vista atrás manifiesta la importancia que aquella joven daba a su cuerpo, preocupada por reflejar una belleza que ahora encuentra "en cada acto de bondad, generosidad y respeto hacia uno mismo y hacia los demás", y que "no se ve, se siente".

De nada importa tener un cuerpo escultural si en nuestras vidas no contamos con aquellas personas que realmente llenan nuestra vida de belleza. La venezolana la ha encontrado a través de sus hijos, Kike y Carlos, quienes llenan de felicidad a sus padres. Un gesto o una mirada basta para demostrarse lo mucho que se quieren, consiguiendo así "la única belleza inalterable".

Fabiola Martínez con sus hijos, Kike y Carlos
Instagram

En sus redes, deja patente ese sentimiento con cada publicación de los dos hermanos, demostrando al mundo lo orgullosa que se siente de ellos y haciendo partícipes a sus seguidores de la felicidad y belleza que inunda su vida desde que vinieron al mundo. Cada momento compartido con ellos supone un halo de belleza, y aunque puede que los demás no lo perciban, para ella resulta evidente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo