Arantxa Sánchez Vicario hará lo posible para no pagar a su marido la pensión que le reclama

La campeona de Roland Garros mantiene una dura batalla judicial con Josep Santacana tras su divorcio.

Arantxa Sánchez Vicario
María José Rasero
  • Nuevo varapalo de la Justicia a Arantxa Sánchez Vicario.
  • Desde su divorcio de Josep Santacana, la ex deportista mantiene una dura batalla judicial con el padre de sus hijos.

    A principios del año 2018 saltaba la noticia de la ruptura del matrimonio entre la ex tenista Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana. Su divorcio no ha sido precisamente amistoso y han mantenido una dura batalla judicial por la custodia de los hijos que tienen en común y los bienes económicos.

    Arantxa intentó por todos los medios que el juicio se celebrara en Miami, ciudad donde vivía el matrimonio, pero finalmente la causa se llevó a cabo en Esplugues de Llobregat, localidad de la provincia de Barcelona, donde el empresario presentó la demanda de divorcio.

    Santacana llegó a alegar que Arantxa tenía trastornos psicológicos para intentar hacerse con la custodia total de los niños.

    Fue en marzo de este año cuando llegó la sentencia de divorcio por parte de la justicia española. Tras su ruptura, Arantxa volvió a acercarse a su familia, de la que se había distanciado completamente influida posiblemente por su ya ex marido.

    Sin embargo, la batalla judicial no terminó ahí ya que Santacana quiso pleitear por los bienes económicos. La ex pareja tiene la custodia compartida de sus hijos, pero ahora un juez de Miami ha dictaminado que Arantxa debe compensar los gastos que surgen del cuidado de los niños tal y como informó el diario La Vanguardia el pasado fin de semana.

    Según alguien muy cercano a Arantxa y que ha hablado con el diario catalán, la ex deportista deberá abonar a Josep Santacana 720 dólares mensuales en concepto de pensión de alimentos.

    Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana en Barcelona
    Gtres

    Para determinar cuánto hay que pagar y quién, la justicia norteamericana pide a las dos partes un informe detallado de sus ingresos para determinar la respuestas a esas cuestiones. Arantxa afirma estar arruinada pero su ex niega ese hecho y afirma tener menos patrimonio que ella.

    Así, siguiendo los baremos que toman como guía los jueces, tanto uno como otro ex cónyuge tienen que hacerse cargo de los gastos ordinarios de los niños pero Arantxa tendrá que compensar con 720 dólares por tener mayor capacidad patrimonial.

    Arantxa piensa plantar cara a esta decisión y en declaraciones a La Vanguardia ha dejado clara su postura: “La información presentada por ese señor en el juzgado dista mucho de la realidad y esa cifra no tiene sentido”. Según su versión de los hechos al diario, está siendo víctima de un trato injusto y acusa a Santacana de tener la habilidad de salirse siempre con la suya.

    El abogado de la tenista, Ramón Tamborero, también ha hablado con La Vanguardia y ha dicho que “La cifra está basada en unos ingresos que no se corresponden con los que Arantxa tiene y en un patrimonio que dista mucho del que los abogados de Santacana pretenden”.

    Por eso la defensa de Arantxa sostiene que la fortuna acumulada durante sus años como deportista de élite ya no existe.

    Arantxa sigue viviendo en Miami donde intenta llevar una vida normal alejada del foco mediático para que sus hijos estén lo más tranquilos posible.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo