Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana ya se han divorciado

El juez ya ha dictado sentencia tras el juicio que enfrentaba a la tenista con su ya ex marido.

Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana
Gtres

El juzgado de instrucción número 2 de Esplugues de Llobregat (Barcelona), donde el empresario presentó la demanda de divorcio, ha declarado este jueves la disolución del matrimonio. Después de un año de guerra en los tribunales, ya se ha resuelto el procedimiento judicial y Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana están divorciados. Según la sentencia, la validez o nulidad de esos pactos excede de este procedimiento de divorcio. Quien quiera mantener la nulidad debe plantear un procedimiento expreso de nulidad. Y hasta que se decrete su nulidad, las partes deben estar a lo dispuesto en esas capitulaciones, con sus derechos y obligaciones.

En cuanto a los hijos, la sentencia de divorcio no establece nada sobre las medidas de los dos hijos, ya que siendo su residencia en USA, son competencia, y se están tramitando, ante las autoridades judiciales del Estado de Florida.

Aunque la sentencia no será firme hasta dentro de 20 días, tiempo en que ambas partes pueden recurrirla en todo o en parte. Esta decisión supone un varapalo para la tenista, que luchaba para que el divorcio se resolviera en Miami (EE UU), donde reside, y no en España. Sin embargo, la disolución del matrimonio será acorde con la normativa española, asumiéndose esta por "causa de divorcio".

image

El fin de una guerra

Hace más de 12 meses Josep Santacana pedía el divorcio de Arantxa Sánchez Vicario. Comenzaba, así, una auténtica guerra con cruce de acusaciones en los juzgados de ambos, una fortuna –ahora desaparecida– de la ex tenista y la custodia de los hijos de ambos, Arantxa, de 10 años, y Leo, de 7.

Aunque Josep Santacana declaraba que hoy por hoy mantiene "una relación cordial" con su ex, ella acusó a su ex marido de apoderarse de su fortuna e intentar quedarse con la custodia de los dos hijos que tienen en común, algo que él niega rotundamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo