Pau Donés dejó su herencia a su hermano, Marc, y su hija, Sara

En sus últimos meses de vida, el cantante terminó su disco 'Tragas o escupes' y también tuvo tiempo para dejar en orden sus bienes y así hacerle las cosas más llevaderas a su familia.


    Una mansión en venta y una discográfica convertida en mito. Pau Donés preparó su herencia a conciencia. El pasado 9 de junio, el mundo de la música se vestía de luto para despedir al vocalista de 'Jarabe de Palo'. Consciente de lo difícil que sería ganar la batalla al cáncer de colón que le diagnosticaron en 2015, en los últimos meses el cantante lo dejó todo para disfrutar de su hija, Sara, terminar su disco, 'Tragas o escupes' y preparar su herencia para el día de su triste marcha.

    Pau era el administrado único de la discográfica Tronco Records, que tal y como se puede leer en su página web, creo con el fin de "mantener la independencia creativa y gestionar todo lo referente a la actividad artística de la banda. Es decir, discos, booking, management y publicidad". Desde hacía años, Pau trabajaba codo con codo con su hermano, Marc, que era quien se encargaba de la parte administrativa. Por eso, a principios de marzo, el autor de temas como 'La Flaca', 'Depende' y 'Bonito', entre otros éxitos, cambió las escrituras, nombrando como administrador solidario de la discográfica a su hermano Marc.

    Además, el cantante poseía varias propiedades. Una de ellas, la situada en el Valle de Arán, la puso a la venta por 2.300.000 euros, pocos meses antes de fallecer y cuya heredera única es su hija, Sara. En el portal inmobiliario en el que está a la venta la definen como "quizás la propiedad más espectacular de todos los Pirineos. La residencia principal tiene un hermoso plan de concepto abierto con sala de estar, cocina y comedor con enormes paredes de vidrio con vistas a las majestuosas montañas. El dormitorio principal con espectaculares vistas a la montaña es grande y espacioso y tiene un baño central abierto. En el jardín de 6.000 m² con vistas asombrosas hay una Casa del Árbol hecha a mano para los niños. Es seguramente la cima en la Val d'Aran. Las vistas, la calidad de la construcción, el espacio, el ambiente de todo, simplemente no se puede hacer justicia en palabras".

    Un lugar mágico en el que Pau seguro que compuso muchas de sus canciones y donde el cantante encontraba la paz que necesitaba. Antes de morir, el vocalista de 'Jarabe de Palo' también pudo cumplir, con un gran esfuerzo, con su última voluntad: terminar su disco 'Tragas o escupes' y escucharlo en su casa.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de En portada