Carmen Cervera: "Carmen se pasa el día estudiando, Sabina es más pancha"

La baronesa está feliz por el regreso del 'Mata Mua' y por el contrato firmado con el Ministerio de Cultura pero, sobre todo, se siente muy orgullosa de sus mellizas. Las niñas estuvieron con ella en Madrid recibiendo el célebre cuadro de Gauguin.

la baronesa thyssen en su museo en madrid
Agencias

    Carmen Cervera está feliz y nos habla de su familia. Hace unos días, la baronesa Thyssen acudía a su museo madrileño y lo hacía acompañada de sus dos hijas, Carmen y Sabina. Quería compartir con ellas un día muy especial para ella y el país en general, el del retorno de 'Mata Mua', cuadro de Paul Gauguin que cuelga ya de las paredes de la pinacoteca, después de su salida a Andorra en 2020, en plena pandemia. Hablamos con la baronesa sobre este momento irrepetible, así como de sus mellizas y de sus estudios, de su hijo Borja y hasta de sus nietos, de los que dice que son 'monísimos'. Las mejores imágenes de la vida de Borja Thyssen.

    Antes de nada, felicidades por el retorno de la obra, que salió del Museo Thyssen de Madrid en plena pandemia.
    ¡Por fin! Estoy muy feliz. Ya tenemos el cuadro colgado (en una nueva ubicación de la Colección Carmen Thyssen, donde ocupa un lugar destacado). Mi intención es verlo cuando ya esté expuesto, mezclándome entre el público, me hace ilusión.

    Costó la vuelta, sujeta al nuevo acuerdo de alquiler de su colección.
    Han sido muchos años de esfuerzo y, al final, final feliz, tanto por parte del Gobierno como por parte de todos. Se ha hecho muy bien.

    "Me he emocionado al ver el cuadro"

    ¿Qué tal con el 'Mata Mua' de nuevo en el Thyssen-Bornemisza?
    Cuando salí del ascensor y vi que lo desembalaban, me he emocionado. Me he dicho: "Parece mentira. Ha estado casi un año y medio guardado en Andorra".

    No vería el momento…
    Eso es, ni Gauguin tampoco (risas). Creo que es un destino que tenemos él y yo.

    Pero ha merecido la pena.
    Sí, sí. ¡Qué felicidad!

    la baronesa thyssen a las puertas de su museo con sus mellizas
    Agencias

    Viene con sus hijas. ¿Qué han dicho al ver el cuadro?
    Ya lo conocían, pero se han emocionado también.

    ¿Cómo están las tres?, ¿ellas qué tal se encuentran?
    Yo muy bien y las niñas, también. Han venido del colegio, les han dado cuatro o cinco días de vacaciones, están en plenos estudios.

    "Carmen quiere estudiar en Harvard"

    ¿Qué tal van en el colegio?
    Muy bien. Una de ellas es la mejor. Carmen es una maniaca, cada semana tiene tres o cuatro exámenes y se pasa el día estudiando. La otra, Sabina, es más pancha.

    ¿Le piden mucha ayuda?
    No, no quieren ayuda. Es la forma de ser de Carmen, por ejemplo, que quiere estudiar en Harvard.

    ¿Tienen claro qué es lo que quiere estudiar?
    No me lo han dicho. Yo creo que se sabrá cuando vayan creciendo. Ahora van a cumplir 16 años, el 6 de julio. ¡Madre mía, qué barbaridad!

    Sabina es incluso más alta que usted.
    Más grande que yo, sí. ¿Sabes que Barron, el hijo pequeño de Donald Trump, mide dos metros?

    la baronesa thyssen llega al museo con una de sus mellizas
    Agencias

    ¿Le gustaría que estudiaran en España? Así la verían más a menudo.
    Ojalá. Es lo que quiero, porque yo adoro mi país.

    ¿Qué tal su hijo Borja?
    Muy bien.

    ¿Y los nietos (los cinco hijos de Borja y Blanca Cuesta)?
    Monísimos. Todos divinos.

    ¿La familia bien?
    Todos bien.

    Veinticuatro horas después Carmen firmaba un acuerdo histórico con el Ministerio de Cultura y Deporte. Tita Cervera y su hijo Borja, muy unidos tras superar antiguas reticencias, entrelazaban las manos con el ministro Miquel Iceta, el responsable de cerrar y firmar un trato alcanzado en enero de 2021 y que pone fin a un tira y afloja que ha durado 22 años. El nuevo contrato de arrendamiento de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza de arte para su exposición en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, en Madrid, se concreta en 97,5 millones de euros por 15 años y alcanza a un conjunto de 330 obras de arte valoradas en 1.400 millones.

    la pareja llega al museo con la firma del acuerdo
    Agencias

    Tras rubricar las 68 páginas del documento, llegaron las buenas palabras entre los firmantes. Tita se emocionó (no pudo ocultarlo tras la mascarilla inspirada en 'Mata Mua') al recordar el deseo de su marido, el barón Thyssen, del que heredó gran parte de su colección, de ver unidas dos colecciones en la pinacoteca que tardó "ocho años en conseguir libre de herederos". Y cerró su intervención con estas palabras: "A mi muy querido Heini le dedico esto, él quería ver esto unido". Una felicidad compartida por su hijo Borja: "Seguro que mi padre, desde el cielo, estaría contento de lograr lo que quería".

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de En portada