Laura Escanes y Risto Mejide: repasamos su historia de amor tras su sonada ruptura

Han sido siete estupendos años de relación que se han acabado de un plumazo, con una hija pequeña en común que ahora tendrá que vivir con padres separados. Repasamos la historia de amor de una de las parejas más mediáticas

risto mejide y laura escanes
Gtres

    Laura Escanes y Risto Mejide han intentado por todos los medios que lo suyo funcionara durante siete años. Sin embargo, y aunque todos pensábamos que su relación iba viento en popa, todo se ha acabado este 25 de septiembre a través de sendos comunicados, donde nos dejaban claro que su amor no se había terminado, sino que se había transformado, porque se siguen queriendo, pero su relación ha cambiado tanto en los últimos meses que no podían seguir juntos como pareja, aunque mantendrán la buena relación tanto por ellos como por la pequeña que tienen en común, Roma.

    La pareja comenzó en 2015, y fue un año duro para ellos, en el que se enfrentaron a una ola de críticas por su diferencia de edad: 22 años. Ella tenía 19 y él 41. Él le sacaba prácticamente el doble de años, y nadie podía ver qué tenían en común siendo de generaciones tan diferentes, pero consiguieron callar muchas bocas: en menos de dos años, ya estaban anunciando boda, y se terminaron casando el 20 de mayo de 2017 en una preciosa boda en Mas Cabanyes, una bonita finca cerca de Argentona y Mataró (Barcelona), a la que no faltaron caras muy conocidas, como Pilar Rahola, Santi Millán o Edurne.

    Ni siquiera llegaban a pasar dos años desde aquel tierno 'sí, quiero' cuando la pareja anunciaba que esperaba un bebé, y es que, a pesar de las crítica, ellos estaban dispuestos a apostarlo todo por su amor. Y así ocurrió: el 2 de octubre de 2019 nacía la pequeña Roma. Ambos se habían prometido en la capital italiana, su ciudad favorita, que si algún día tenían una hija tendría ese nombre, y vieron cumplido su sueño cuando les confirmaron el sexo del bebé.

    Los tortolitos, por aquel entonces, se habían convertido en una de las parejas más mediáticas gracias a la exposición televisiva de él (juez en 'Got talent', presentador en 'Todo es mentira', conductor del programa de entrevistas 'Chester', padrino de eventos, asistencia a actos y alfombrar rojas...), pero también especialmente con la creciente fama de ella: en un abrir y cerrar de ojos, a Laura le comenzaron a llover ofertas en redes, y a día de hoy es una de las influencers con mayor caché entre las instagrammers españolas. Quizá te interese la lista de famosos españoles con más seguidores de Instagram.

    Han sido la pareja de los huevos de oro, pero ahora, tal y como vaticinó Risto en el podcast que estrenaron en junio de 2022, "todo lo que empieza tiene que acabar".

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Unos inicios llenos de críticas
    risto mejide y laura escanes su historia de amor
    Gtres

    Laura Escanes y Risto Mejide se conocieron en en el año 2015. Por aquel entonces, él ya era un personaje televisivo con gran peso mediático, mientras que ella era una estudiante de sólo 19 años. Los dos confirmaron su relación en junio de ese año, y desde entonces han tenido que hacer frente a críticas y bromas por su gran diferencia de edad: 22 años.

    Echaron toda la carne en el asador
    risto mejide y laura escanes su historia de amor
    Gtres

    La pareja calló muchas bocas cuando defendieron que el amor no tiene edad, y demostraron que, a pesar de la gran brecha que les separaba, era mucho más lo que les unía: estaban verdaderamente enamorados, y tenían claro que iban a poner toda la carne en el asador para que aquello funcionara.

    Él triunfaba en la tele, ella en las redes
    risto mejide y laura escanes su historia de amor
    Gtres

    Laura comenzó a ganar fama gracias a su relación con Risto, pero pronto la cosa se revertiría: mientras el triunfaba en la tele, ella lo haría en las redes hasta convertirse, con nombre propio y sin la etiqueta de 'la novia de', en una de las influencers más importantes de España. El 2021 lo cerró como una de las instagrammers mejor pagadas, aunque por detrás de otros pesos pesados como Dulceida, María Pombo o Anabel Pantoja: Laura podía llegar a ingresar hasta 40.000 euros al mes sólo con un puñado de 'posts' patrocinados en Instagram.

    Una boda de lo más mediática
    Gtres

    No habían llegado a pasar dos años cuando la pareja anunciaba su boda: el 2017 fue uno de los años más importantes de su relación, y es que pasaron por el altar delante de casi 500 invitados, donde no faltaron famosos de la talla de Edurne, Santi Millán, Luis del Olmo, Adriana Abenia o incluso el Padre Ángel.

    "Yo creo que (nuestro secreto) es cuidarse y descubrir que eres mejor persona cuando estás con la otra persona que cuando estás sin ella. Y eso es lo más bonito que te puede pasar, estar enamorado", nos confesaba Laura en una entrevista poco antes de darse el 'sí, quiero'.

    Con Laura, Risto tiró la careta de 'tipo duro'
    Gtres

    A pesar de la fama de gruñón y de 'tío duro' de Risto, estaba claro que lo suyo era un papel, porque al lado de Laura se deshacía. Tan feliz estaba el día de su boda (el 20 de mayo de 2017) que hasta atendió a la prensa educadamente y brindó con los reporteros que se agolpaban a las puertas de la finca barcelonesa donde lo celebraron.

    Una boda de ensueño

    Este mismo año Risto celebraba en Instagram con una foto su quinto aniversario. Poco hacía presagiar que sólo unos meses después, tras el verano, lo suyo tendría punto y final.

    La pareja se casó en una preciosa finca llamada Mas Cabanyes, una masía del siglo XVI cercana a la localidad de Argentona (Barcelona). Ella lució un vestido de corte princesa con cuerpo de encaje y falda de tul de Rosa Clará. Él apostó por un sencillo traje de novio creado por los sastres vascos de la firma Exquisuits by de Juana.

    Los votos más bonitos

    Cada año, Risto ha recordado su aniversario como una de las fechas más especiales de su vida, y es que fue el día que declaro que lo suyo sería para siempre, aunque finalmente no fue así. ¿Recuerdas sus votos? ¡Fueron preciosos!

    Sí, quiero que me manches las gafas cuando te enfadas.

    Sí, quiero que me castigues sin móvil. Tú. A mí.

    Sí, quiero ver cómo tu armario crece aún más rápido que tus followers, que ya es decir. Y cómo el mío se hace cada vez más pequeño, irrelevante y monocromo.

    Sí, quiero abrazarte y que des esos saltitos de ilusión y rabia a la vez.

    Sí, quiero que me sigas endosando tu copa de vino cuando no quieres beber más. Y que hagas lo mismo con la comida. Y que encima le hagas creer al camarero que fui yo quien no se la acabó.

    Sí, quiero tu pasta de dientes siempre abierta y apretada por donde no toca.

    Sí quiero todas tus lágrimas de felicidad. Las que tienes ahora y las que derramas hasta en los anuncios.

    Sí, quiero mirarte a esos ojazos y flipar todavía de que me estén mirando a mí.

    Sí, quiero besar tus tatuajes. Todos. Aunque no estén hechos con mi letra.

    Sí, quiero Roma; sí, quiero Santa Mónica; sí, quiero Nueva York. Sí, quiero estar prohibido en Las Vegas. Y alucinar en Maldivas con algún chamán. Pero también quiero Las Letras, Puigcerdà y Lesseps.

    Sí, quiero quedarnos dormidos en el mejor restaurante del mundo. Pero también las fajitas que nos prepara Ems.

    Sí, quiero ruiditos de barriga. Y caras de culpabilidad.

    Sí, quiero tu forma de jugar con mi hijo, de haberle hecho sentir lo importante que es, y vuestra forma de quereros, y echaros de menos, que ya es vuestra y de nadie más.

    Sí, quiero cada una de nuestras reconciliaciones, porque siempre se producen un pasito más allá.

    Sí, quiero que el más maduro sea el que más tiene que madurar.

    Sí, quiero hacerte reír con mis achaques. Y con mis manías.

    Sí, quiero tu manera de decirme que en realidad la vieja eres tú.

    Sí, quiero los momentos duros, los malos, los que ya hemos tenido y los que vendrán.

    Sí, quiero aprender a quererte cada día un poquito mejor, que no más porque es imposible.

    Sí, quiero seguir callando bocas a base de amor, de sexo y de amistad.

    Sí, quiero decirle al mundo que el amor no entiende de género, de raza o de religión, como tampoco le importa la edad.

    Por todo eso, me hace MUCHA gracia la pregunta de si quiero casarme contigo. Porque el amor NUNCA pregunta. El amor llega y te responde lo que ni te habrías atrevido a plantear. Acaba con tus 'yo nunca', se carga tus 'yo jamás'. Por eso, sí, quiero pasar el resto de mi vida contigo. Porque no es que me sienta como en casa. Porque es que cariño, mi SITA, mi casa… eres tú.

    Amor en las redes

    La pareja puso de moda el hashtag 'toelrrato', que no era más que una manera de decirse lo mucho que se querían y se iban a querer siempre a través de las redes sociales. Un hashtag que podían utilizar siempre que estuvieran lejos para acordarse el uno del otro. Un hashtag que ahora en las redes se ha transformado en 'casitoelrrato' debido a su ruptura.

    Mamá primeriza
    laura escanes y risto mejide anunciaron embarazo en 2019
    Laura EscanesInstagram

    No habían pasado tampoco dos años de su 'sí, quiero' y la pareja ya estaba planeando tener hijos. Estaba claro que lo suyo iba viento en popa, y en el verano de 2019 anunciaron que iban a ser papás. Resultó ser una niña a la que pusieron de nombre Roma, como su ciudad favorita en el mundo. La pequeña llegó el 2 de octubre de 2019, tan sólo unos minutos antes de que acabara el día.

    Una niña muy deseada
    risto mejide y laura escanes su historia de amor
    Gtres

    Laura quiso revelar el sexo de la pequeña con un precioso mensaje en redes: "Hace casi un año estábamos en nuestra ciudad favorita pidiendo un deseo. No recuerdo qué pedimos en ese momento, pero hay una cosa que sí sabíamos: si algún día teníamos una hija, se llamaría Roma. Y ahora todos nuestros deseos se están cumpliendo. Ahora, Roma ya no es una ciudad para nosotros… es muchísimo más. Pequeña Roma, ¿cómo puede ser que te queramos tan pronto?".

    Laura encajó muy bien con la familia de Risto

    Laura siempre dijo que quería casarse pronto y ser madre joven, y sin duda lo pudo conseguir. Roma ha sido su primera hija, pero para Risto ha sido su segundo retoño: él ya tenía un hijo, Julio, con su ex, Ruth Jiménez, que ahora tiene 12 años, y con el que Laura se lleva a las mil maravillas.

    Una ruptura inesperada
    risto mejide y laura escanes su historia de amor
    Gtres

    Antes de las vacaciones de verano, donde tuvieron algún que otro susto, este fue uno de los últimos posados de la pareja, en la boda de la influencer Marta Lozano con su pareja, Lorenzo Remohi.

    Incluso después de este verano, Laura se mostró de lo más abierta sobre su relación con Risto y confesó lo que le había dicho en su primera noche de pasión, y es que el pobre estaba tan nervioso que hasta se olvidó de quitarse sus icónicas gafas. Nada hacía presagiar que días después de esa confesión llegaría la ruptura.

    Su separación, casi una profecía

    La pareja estrenó un podcast este mismo verano -'Cariño, ¿pero qué dices'-, donde hablaban sobre temas determinados y sobre la vida en general, y cómo se enfrentaban ellos, como personas y como pareja, a los problemas y las situaciones cotidianas.

    Casi profético fue este capítulo en el que hablaron de una hipotética separación: él daba por hecho que su relación acabaría antes o después porque "todo lo que empieza tiene que acabar", mientras que ella prefería cambiar de tema porque esa idea le ponía muy triste.

    La ruptura, vista por Risto

    El domingo 25 de septiembre será siempre recordado ya como uno de los más tristes del famoseo español: Tamara Falcó e Íñigo Onieva anunciaban su separación tras comprometerse días antes, y Risto y Laura hacían lo mismo tras 7 años juntos. Fue Risto el que decidió dar el paso primero, y poco después Laura anunciaba la noticia a sus seguidores con otra foto y otro texto.

    La ruptura, vista por Laura

    Sólo el tiempo dirá si lo suyo es un punto y final o sólo un punto y aparte. Sin duda, la buena relación va a perdurar porque se siguen queriendo mucho, solo que de otra manera, porque como dice Laura: "El amor no se acaba. No muere. Y te seguiré queriendo el resto de mis días". ¿Anunciarán reconciliación en unos meses?

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de En portada