Jennifer Garner y Ben Affleck, dos ex muy bien avenidos

La pareja de Hollywood se ha dejado ver en las calles de California junto a sus hijos. A pesar de haber firmado recientemente el divorcio, Jennifer y Ben se siguen mostrando muy unidos demostrando que la familia está por encima de todos los posibles problemas.

Jennifer Garner Ben Affleck hijos
Gtres

Jennifer Garner y Ben Affleck están protagonizando uno de los divorcios ejemplares más extraños de Hollywood. Al contrario que sus colegas de profesión, Brad Pitt y Angelina Jolie que han tardado un año en llegar a un acuerdo de custodia para poder poner fin a la vía judicial, Garner y Affleck firmaron los papeles de divorcio en un ambiente cordial ante la atenta mirada de sus tres hijos que ya se habían acostumbrado a ver a sus padres separados después de dos años viviendo cada uno su vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gtres

Es uno de los extraños casos que hay en Hollywood. Jennifer Garner y Ben Affleck han realizado un divorcio cordial y a cámara lenta, sin broncas ni malas declaraciones el uno sobre el otro, lo que hace que a día de hoy puedan pasear juntos por las calles de California junto a sus hijos, pasando un soleado día en familia yendo de compras y saboreando un helado junto a Violet, Samuel y Seraphine Rose. Y es que, el ex matrimonio ha sabido perfectamente aceptar sus problemas de pareja y seguir siendo amigos. Ejemplo de ello fue el apoyo que Garner ofreció a Affleck cuando éste volvió a ingresar en una clínica de desintoxicación.

En este tiempo, Garner ha continuado con éxito su vida profesional. La que diera vida a Elektra en la película en la que conoció a su ex, ha ganado una estrella en el paseo de la fama y prepara un nuevo papel mientras que los rumores de la fallida desintoxicación de Affleck parece que le pudieran costar algunos de los trabajos que preparaba antes de reincidir en sus adicciones.

Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo

No obstante, en su vida personal, ambos han demostrado estar muy unidos algo que han dejado ver que sigue igual en las calles de Brentwood, la ciudad que han elegido para dar un paseo junto a sus tres hijos. Los cinco saboreaban un helado después de haber ido de compras mientras se ponían al día con un sonrisa de oreja a oreja. Y es que, aunque cada uno ha rehecho su vida sentimental, ambos confiesan que pasar tiempo con sus pequeños es lo que les da la felicidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo