Crítica del capítulo 2 de 'El juego del calamar': Una cuestión de vida y deuda

Análisis del segundo episodio de 'El juego del calamar': desvelamos sus secretos y todo lo que no habías visto.


    El juego... ¿se acabó?

    Tras una apertura fría en la que vemos a los guardias rosas cargando cadáveres -bueno, la mayoría de los cadáveres- en cajas envueltas en papel de regalo en un crematorio, El juego del calamar reúne a sus jugadores supervivientes -incluidos Gi-hun, su supuestamente rico conocido Sang-woo, el carterista, el gángster, el inmigrante y el anciano-. A ellos y a sus compañeros se les ofrece una elección dura y sorprendente: si la mayoría de ellos vota por abandonar, el juego termina y pueden volver a casa. Una ostentosa exhibición del premio en metálico ya acumulado -100 millones de euros ganados por 255 jugadores muertos es igual a 2.500 millones- hace que la votación sea más reñida de lo que podría ser, pero al final, el anciano, concursante 001, emite el voto decisivo a favor del abandono.

    No me lo esperaba.

    'El juego del calamar' capítulo 2: resumen

    squid game s1
    Noh Juhan | Netflix

    Pero una vez que todos son devueltos a sus casas de forma poco ceremoniosa -por lo que vemos de Gi-hun y el carterista, son arrojados a la calle atados en ropa interior, con su ropa de calle depositada a su lado- empezamos a saber por qué tantos de sus compañeros votaron a favor de continuar con los juegos. En pocas palabras, la vida en el exterior para la mayoría de estas personas es un infierno.

    Gi-hun corre hacia la policía, que no se cree su historia, sobre todo cuando la tarjeta de visita que les da conduce a un número equivocado y a una línea desconectada. Después, se encuentra con Sang-woo, que le dice que debe la asombrosa cantidad de 6.000 millones de won.

    Gi-hun descubre entonces que su madre ha sido hospitalizada por una diabetes avanzada, pero ella insiste en irse sin tratamiento aun a riesgo de que le amputen los pies; no puede permitirse la estancia en el hospital, Gi-hun ha cancelado su seguro y, en cualquier caso, ella es la única de los dos que tiene trabajo.

    La carterista, #067 (aún no sabemos su nombre), cuida de su hermano pequeño, que vive en un orfanato hasta que encuentra la forma de sacar a sus padres de Corea del Norte. Esto es más fácil de decir que de hacer, ya que el agente que contrató para hacer el acto se ha fugado con su dinero. Amenaza al tipo que la puso en contacto con el corredor desaparecido, pero eso no le devuelve el dinero.

    squid game s1
    Noh Juhan | Netflix

    El inmigrante, Ali (nº 199), también se enfrenta a una figura de autoridad poco fiable: su jefe, que se niega a pagarle a pesar de que, obviamente, tiene mucho dinero. Se produce una pelea en la que la mano del jefe queda destrozada por una pieza de maquinaria pesada -es una escena espeluznante-, momento en el que Alí coge el dinero y huye, enviando a su mujer y a su hijo de vuelta a su país de origen mientras él decide qué hacer a continuación.

    El gángster, Deok-su (#101), se reencuentra con uno de sus subordinados criminales, sólo para ser vendido a los matones armados de un casino filipino donde acumuló una pequeña fortuna en deudas sin pagar. Mata al traidor y salta desde un puente para escapar.

    El supuesto rico, Sang-woo (#218), ayuda a Ali a encontrar el camino de vuelta a casa. Tras su encuentro con Gi-hun, regresa tambaleándose a su propio apartamento, donde se sumerge en su bañera con un traje completo. Cuando recarga su teléfono, las notificaciones le revelan que toda una falange de cobradores y policías le persigue; varios de estos últimos visitan el quiosco de su madre en el antiguo barrio de Gi-hun y le exigen que se entregue. (Ha estado mintiendo a su madre diciendo que estaba trabajando en Estados Unidos).

    Entre la petición de dinero a un amigo y a su ex mujer -el primero se niega, al igual que la segunda, y cuando su actual marido le ofrece el dinero a cambio de que Gi-hun no vaya más a visitar a su hija, le da una patada en el culo delante del pobre chico- Gi-hun se topa casualmente con el anciano. Mientras comparten una bebida y unos fideos ramyeon, que es todo lo que pueden permitirse, el anciano hace una impactante declaración: Va a volver a los juegos, una opción que los hombres rosas habían dicho que estaría abierta a los jugadores si cambiaban de opinión.

    "Todo lo que dijeron es cierto", dice, refiriéndose a los jugadores que querían seguir jugando en lugar de enfrentarse de nuevo al mundo real. "Es un infierno peor aquí fuera".

    Así que vemos como todos nuestros protagonistas esperan a ser recogidos y dosificados con gas somnífero una vez más, en su camino de vuelta a la misteriosa localización donde se desarrollan las partidas. Sólo hay dos complicaciones: la carterista ha aguantado la respiración y sólo finge estar dormida, aparentemente para conocer la ubicación de las instalaciones de los juegos, mientras que un policía de paisano llamado Hwang Jun-ho -que cree la historia de Gi-hun en la comisaría, ya que una tarjeta de visita similar apareció de algún modo en el dormitorio de su propio hermano desaparecido- sigue a la furgoneta hasta su destino.

    'El juego del calamar' Capítulo 3: crítica

    Desde mi punto de vista, el segundo episodio gana puntos importantes de dos maneras diferentes. En primer lugar, está el asunto de la votación. En el momento en que el tipo rosa con cara cuadrada anunció que una votación mayoritaria decidiría si los juegos continuarían o no, pensé: "Bueno, obviamente van a votar para seguir, si no, no habría más espectáculo". Cuando anunció además que la votación se contaría en orden numérico inverso, pensé: "Oh, vale, va a haber un empate, y el viejo con el tumor cerebral emitirá el voto decisivo a favor de la permanencia porque no tiene nada que perder".

    Imagínate mi sorpresa -o quizás no tengas que imaginártela, quizás fue tu sorpresa también- cuando el anciano votó a favor de irse, ¡y el equipo rosa devolvió obedientemente a todos a la calle! Este es el ejemplo más puro de una serie que va en zigzag. Este tipo de movimiento se gana mi confianza, ya que demuestra que esta serie no siempre toma el camino más fácil.

    El segundo aspecto estructural importante que tiene este episodio es la forma en que reparte las historias de los personajes. En lugar de adelantar la temporada y hacer que conozcamos a todos los protagonistas en el primer episodio, El juego del calamar se centró en el estreno de Gi-hun, y sólo nos presentó al resto del reparto principal (con la excepción del breve cameo de la carterista que robó el dinero de Gi-hun) cuando ya habían aceptado la invitación al juego. Este segundo episodio nos proporciona información sobre el gángster, la carterista, el inmigrante y Sang-woo, así como información adicional sobre Gi-hun y su familia, sólo después de que la serie nos haya enganchado a su aspecto de juego mortal. Si se invirtiera este orden, la serie sería mucho más lenta de lo que es. Es una narración astuta. Y nos esperan más juegos...

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Series TV