Letizia, el blanco es el nuevo negro

De prometida a casada. La Reina recupera su Armani de pedida de mano y estrena un vestido de inspiración nupcial en su viaje de Estado a Marruecos. Te contamos todos los detalles de sus looks.

Me parece impresionante el vestido-joya de Felipe Varela que lució doña Letizia en el Palacio Real de Rabat, Marruecos, donde fueron recibidos por el Rey Mohamed VI. Con una caída impecable, en raso, el vestido llevaba una túnica bordada en pedrería con inspiraciones florales. Todo un guiño al país anfitrión porque la túnica está inspirada en el tradicional kaftán marroquí. Desde luego, creo que es un vestido diez para deslumbrar como una novia el día de su boda. Yo lo veo muy nupcial. Incluso, sigue algunas tendencias que se vieron en la pasada Barcelona Bridal Fashion Week para este año: transparencias y encajes. Y un apunte más. Atención al blanco, que se ha convertido en el nuevo negro en los looks de noche de las royals: al 'total white look' se han rendido Kate Middleton y Meghan Markle. Aunque la inspiradora fue Brigitte Macron, primera dama de Francia, apasionada del blanco en sus compromisos de gala.

Letizia, espectacular con un vestido de Varela de inspiración nupcial
Gtres

Y de un blanco a otro: Doña Letizia rescató el inolvidable traje pantalón de Armani que lució el día de la pedida de mano con el entonces Príncipe Felipe. Fue en la mañana de un frío 6 de noviembre de 2003, en los jardines de El Pardo, en Madrid. ¡Pero qué sorpresa tan agradable! Está claro que quien guarda, halla. Este look reciclado fue su opción para su visita el Mausoleo de Mohamed V y Hassan II en Rabat y el posterior recorrido por la escuela de la Segunda Oportunidad en Salé.

Los Reyes, en Marruecos
Gtres

Y por último, no puedo olvidar el estilismo que llevó el día en que los Reyes llegaron a Rabat en su visita de Estado a Marruecos. Veo muy medido este look de Doña Letizia. Digo muy medido porque está reciclado, arreglado con hilo y aguja, y ahora le sienta como un guante. Mucho mejor que la versión original. Entallado con una cinturilla de unos tres centímetros, de la misma franela y estampado, el vestido camisero está más armado. ¡Parece otro! La falda tiene más volumen, incluso me cuentan que podría llevar una entretela para que la franela tenga más cuerpo. Se ajusta mucho mejor a la silueta de la Reina.

Letizia, con un vestido gris largo midi en Marruecos
Gtres

Para terminar, recupero el vestido camisero original, tal y como la Reina lo estrenó en diciembre de 2018, en la inauguración de la exposición 'Poéticas para la Democracia. Imágenes y contraimágenes de la Transición', en el Museo Reina Sofía de Madrid. Entonces, el vestido gris, con estampado de príncipe de Gales, me pareció un poco apagado, aburrido y sobrio de más. Pero sobre todo, me pareció que le quedaba un poco grande, incluso ancho en la cintura. ¡Vaya cambiazo!

Letizia, con un vestido gris 
Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo