Diez Minutos participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Diez Minutos recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Máxima de Holanda muestra su faceta más divertida

La monarca ha visitado la región de Frisia donde ha demostrado por qué es una de las royals más naturales y espontáneas.


    Máxima de Holanda siempre ha demostrado ser una de las royals europeas más queridas. Su original estilo, su naturalidad, su espontaneidad y su cercanía con la gente son algunos de los motivos por lo que ha conseguido ganarse el cariño del pueblo de los Países Bajos que la adora. Pero además, la argentina tiene otra cualidad más que le hace sumar aún más puntos y conseguir que, en ocasiones, algunos actos oficiales de su agenda sean algo más entretenidos y es que es una persona muy divertida. Son muchas las ocasiones en las que la esposa de Guillermo de Holanda muestra su faceta más divertida y alegre consiguiendo captar el interés de todo el mundo.

    máxima de holanda montando en bici
    Getty

    El ejemplo más reciente lo daba este jueves 17 de septiembre durante un mini tour por el sureste de la región de Frisia, donde ha visitado junto a su marido una granja de quesos y una empresa sostenible. Máxima se mostraba ocurrente y risueña prestándose con una sonrisa a todas las propuestas.

    máxima y guillermo de holanda visitan la región de frisia
    Getty

    Máxima comenzaba la jornada llamando la atención por su arriesgado, pero a la vez elegante, look. La reina se había enfundado en un original vestido color naranja de largo midi con un volante lateral que partía del hombro y terminaba en la falda. Un corte y una silueta diferente que conjuntaba con una de sus pamelas favoritas, así como un con bolso y salones de tacón a juego.

    máxima y guillermo de holanda montando en bicicleta en la región de frisia
    ROBINVTRECHT

    Pero más allá de su estilismo, el día ha estado marcado por una Máxima especialmente sonriente y jovial que se mostraba encantada montando en bicicleta sin que ni los tacones de aguja, ni su elegante vestido fueran un problema. Tanto es así que, por un momento, la reina parecía disputar una carrera con su propio marido a quien perseguía de lo más divertida con la bici sin parar de reír.

    máxima y guillermo de holanda
    GettyGetty Images

    Poco después, volvía a protagonizar otro divertido momento durante el recorrido por una granja de quesos De Deelen en Opsterland. Máxima no podía evitar bromear con el propio Guillermo mientras ambos tenían algunas dificultades al intentar cortar juntos con un cuchillo un enorme queso.

    máxima y guillermo de holanda paseando entre vacas en una granja en la región de frisia
    ROBINUTRECHT

    A la reina de los Países Bajos tampoco se le borraba la sonrisa cuando casi mete uno de sus elegantes zapatos de tacón en un montón de paja y estiércol durante su visita a las instalaciones donde estaban la vacas que proveen de leche a la granja para fabricar los quesos. Un pequeño tropiezo que no llegó a producirse pero que fue otro de los momentos más naturales del día.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de En portada