Clara Alvarado, actriz de 'La Casa de Papel', vuelve a trabajar de enfermera

Aunque dice haberse metido “en la boca del lobo” y reconoce no tener experiencia, Clara Alvarado, ha decidido retomar su carrera como enfermera en un hospital de Madrid “por valores éticos”.

Clara Alvarado
Gtres

Con un contrato que, “de momento” es hasta el 31 de mayo, Clara Alvarado ha aparcado carrera como actriz para trabajar en un hospital que depende de La Paz y que está a las afueras de Madrid . Clara cuenta con el apoyo de su familia y amigos, que en cuanto se enteraron le dijeron “Olé tú”. Trabaja ocho horas al día y cuando llega a casa toma todas las precauciones necesarias para evitar el contagio. Habla todos los días con sus seres queridos, aunque tiene pendiente llamar a su compañera de 'La Casa de Papel', Itziar Ituño, que ha dado positivo en coronavirus. Clara ha querido mandar un mensaje de fe, confianza y solidaridad.

¿Por qué has tomado esa decisión de dejar tu carrera para ser enfermera estos días?

Yo creo que, después de pensarlo mucho, la razón más obvia es la razón ética.

Una vez que tomaste la decisión ¿qué se te pasó por la cabeza?

Tengo una situación peculiar, como mucha gente que está trabajando. Yo no tenía experiencia como enfermera. Yo estudié enfermería, pero nunca ejercí como tal y tenía como ese miedo de ponerme ahora a trabajar y fíjate, ahora, en esta situación es meterme en la boca del lobo y lo sé. Lo he hablado muchos con mis padres, con mis seres queridos y todo el mundo me ha apoyado, sabiendo que voy a desempeñar una labor de ayuda, sobre todo, y he encontrado el lugar donde desarrollarme como enfermera, porque hay muchas formas de trabajar, muchos lugares y evidentemente no es lo mismo estar en una UCI o en unas Urgencias que estar en planta, como es mi caso. He encontrado el lugar en el que se me da esa garantía de poder ser útil y no ser un estorbo.

¿Hasta cuándo estarás trabajando como enfermera?

De momento, tengo contrato hasta el 31 de mayo. Sigo gestionando mi trabajo como actriz, mi grupo de música… Los días son muy largos y si estoy 10 horas fuera de casa, pues mira, me quedan otras seis para estar en casa, haciendo esto.

¿Cuál es la situación en el hospital?

Está saturado todo. Es un hospital pequeñito. Damos atención a pacientes más mayores, pero las camas están completas de pacientes, se prevé que se amplíen 10 camas más para la semana que viene y ya está saturado el sistema. Fíjate si está saturado que yo avisé y dije: “no tengo experiencia”, pero voy a ayudar en todo lo que pueda. Lo que está claro es que están muy necesitados de material sanitario y sobre todo de gente que tenga actitud y voluntad. Tengo entendido que están trabajando personas de otras profesiones que no tienen nada que ver con las sanitarias, que desempeñan labores de transportes, de ayudantes de auxiliares, de celadores… Todo el mundo que realmente quiera aportar, estoy convencida de que le asignan un lugar, porque hacen falta muchas manos.

¿La situación que estáis viviendo los sanitarios en los hospitales es la que se ve en los medios de comunicación?

Sí, es igual. Es lo que estamos viendo. No hay trampa, ni cartón. Anímicamente y físicamente es muy cansado, pero estamos haciendo todo lo que podemos y yo, personalmente, todo lo que está en mi mano gracias a la ayuda que me están dando el resto de compañeros de la planta. Eso hace mucho también, el equipo con el que trabajas y las enfermeras, la verdad, es que son un amor.

¿De cuántas horas es tu jornada laboral?

Ocho horas y no paramos. Tenemos cinco minutos para salir a tomarte algo y volver al zafarrancho.

Cuando terminas tu jornada y vuelves a casa ¿tomas algún tipo de prevención?

Tomo todas las medidas que puedo tomar y más, pero es inevitable tener una comedura de coco constante. Piensas: “he tocado esto, y ahora esto…”. Yo, llego a casa, dejo las botas en la puerta, después voy a la lavadora me quito la ropa y después me meto en la ducha y me lavo bien todo el cuerpo y el pelo. Después limpio las suelas de los zapatos y también, importante, el teléfono móvil. Limpio todo lo que creo que ha podido estar un poco en contacto con el virus y no me queda otra que confiar. Creo que así estamos todos, estamos bien, pero todos salimos un poco tocados, la verdad, después de la jornada.

¿Eres una persona hipocondríaca?

Bueno…(duda) La verdad es que no. No soy muy hipocondríaca. Diría que bastante poco y he de reconocer que es un gran handicap y un gran problema para las personas que sí lo son, porque hay que confiar, tener fe y confiar en el personal sanitarios, en las medidas, en la prevención y tener un poco de fe, de otra forma viviríamos angustiados e infelices.

¿Haces videollamadas o estás en contacto con los amigos, compañeros de series o con tu familia?

Sí, claro (ríe). Todos los días hablo con mi familia, con mis amigas, mis amigos. Tengo mucho contacto con mis seres queridos y todos los días hablo con ellos.

¿Y qué opinan de tu decisión de dedicarte a la enfermería en estos momentos?

Lo primero que hice fue compartirlo con mis amigas enfermeras y fueron las primeras que me dijeron: “bravo, olé tú”, pero encuentra un sitio donde creas que vas a poder ayudar. Luego, mis familiares, mis amigos me dan la enhorabuena, me aplauden, me dicen que se sienten muy orgullosos y eso es de agradecer. Al menos, estoy aportando mi granito de arena dentro de este caos, como muchas personas, no solo sanitarios, sino todos aquellos que tienen que ir a una oficina, a un cajero o a reponer un almacén, como todas las personas que tienen que salir a la calle para hacer la vida mejor al resto.

Tu compañera en 'La Casa de Papel', Itziar Ituño, ha dado positivo en coronavirus. ¿Has podido hablar con ella para saber cómo se encuentra?

¡No me digas! (sorprendida) Ostras, pues no me he enterado. Primera noticia que tengo. La llamaré para preguntarle qué tal y para darle ánimos, porque en serio, confiemos en nuestro sistema inmune y en los profesionales de sanidad que tenemos.

En estos momentos, en los que la mayoría de las noticias que nos llegan son negativas ¿podrías darnos un mensaje de esperanza?

Hay que visualizar la luz al final del túnel, porque está ahí. Llegará un día en el que esto acabe y quedará en un mal sueño. Confiemos en que en la historia de la humanidad las grandes catástrofes algún día terminaron. Hay que tener mucha paciencia, mucha fe y que esto nos sirva a todos para cuando volvamos a vivir, hayamos hecho un pequeño cambio en nuestras conductas y formas de vida.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de En portada