La emotiva carta de María Iborra a su madre, Verónica Forqué

La única hija de Verónica Forqué sigue en su proceso de duelo y ha publicado una carta en la que agradece el cariño recibido en estos momentos.

verónica forqué y maría iborra
Gtres

    María Iborra, la única hija de Verónica Forqué, sigue atravesando su momento de duelo. Después de haber compartido algunas imágenes del último adiós a su madre en el Teatro Español, agradeciendo a todos los asistentes su cariño, y haber intervenido en 'Sálvame' para reiterar las gracias; Iborra ha dado un paso más allá y ha compartido una emotiva carta mostrando cómo se siente en estos momentos de celebración.

    Han pasado tan solo 11 días desde que el cuerpo de Verónica Forqué fuera encontrado en su cuarto de baño, y su hija ha encontrado su particular forma de afrontarlo. Así lo ha hecho saber a través de una carta que se ha publicado en la revista Shangay: "Mi madre vino a dar luz. No se ha ido, solo está en otra habitación. No tiene cuerpo, pero su energía está más presente que nunca, porque ahora es omnipresente. Cuando necesito un abrazo se lo pido, tú puedes hacerlo también".

    maría iborra en el funeral de verónica forqué
    Instagram

    Sin ningún tipo de reparo, Iborra aborda uno de los temas que ha suscitado mayor debate en estos días después de la confirmación de la autopsia: el suicidio. En estos días se ha debatido sobre salud mental y la depresión que atravesaba la actriz y si podría haber recibido la ayuda que necesitaba para no llegar a esa decisión. Sobre ello, su hija es clara. "¿Por qué alguien no puede acabar con su vida, si es suya? Quién mejor que uno mismo para decidir que no quiere seguir más… Tengamos respeto", pide la hija de la actriz. Además, añade, "aquí su misión había acabado".

    En su carta, la hija de la artista profundiza en la idea que había presentado días antes en algunas publicaciones de redes sociales: "La muerte no existe. Ahora mi madre está conmigo y con todos los que la aman". Y es que, María asegura que siente la energía de su madre cerca de ella. "Te siento, y nos vemos pronto, en la siguiente etapa, porque la vida dura un segundo", concluye.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de En portada