Erik Hayser

El protagonista de ‘Los miserables’ también es productor y propietario de un restaurante.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
“Me inspiran los pequeños detalles de la existencia, las cosas maravillosas que se encuentran en el mundo disfrazadas de cotidianidad. Soy muy observador y amo contemplar la vida, el cielo, las estrellas y estar en contacto con la gente”. Pero también a Erik Hayser le apasiona ser comandante, abogado o asesino: “Actuar te da la oportunidad de vivir muchas cosas”.

De su abuela, a quien no conoció, heredó su pasión por la interpretación: “Era escritora, actriz y cantante. Mi padre también escribía”. Pero él no descubrió su vocación hasta los 13 años: “Fue en el colegio, cuando hice mi primera obra de teatro. La sensación que experimenté antes de subir al escenario marcó mi futuro”.

Así fue como el mexicano, nacido el 13 de diciembre de 1980 en Santiago de Querétaro, puso toda su ilusión y energía en un único propósito: ser actor. Aunque también desempeñó otras profesiones, como camarero o comercial.

Estudió en el Centro de Formación Actoral de TV Azteca y empezó a trabajar para esta empresa en 2002 con la novela La duda. A esta le siguieron Enamórate, Soñarás, Ángel, las alas del amor, Mientras haya vida o Alma legal, que terminó de grabar en 2008. 

Después, decepcionado con la productora, decidió montar la suya propia junto al actor Guillermo Iván: “Me sentía insatisfecho con los proyectos que me llegaban y sabía que podía dar más de mí e interpretar a personajes más complejos. La solución fue crear todas esas producciones que queríamos”.

Así nació Artepost, que arrancó con tres obras de teatro con las que pudieron financiar su primera a película: Sin retorno, que él mismo protagonizó y dirigió.

“Gracias a esta cinta logramos recuperarnos económicamente y empezaron a salirnos producciones más serias con directores y actores a los que admiro”, compartió.

En 2011, fue el protagonista de una de las series más polémicas de México: El octavo mandamiento.

Lee la biografía completa en la revista Telenovela

Fernanda Castillo

Su relación con Fernanda Castillo, de quien quedó prendado hace dos años, también alimenta su alma. “Admiro su talento, belleza e inteligencia y su capacidad de hacer de lo ordinario algo extraordinario”.

En el cine

Uno de los proyectos más importantes du su carrera fue la película Sin retorno, que supuso el primer filme dirigido y producido por él. El estreno tuvo luegar en México en 2009.

La dalia Negra

Para el actor, esta obra, donde comparte créditos con Ariadne Díaz y Fernando Luján, es “un proyecto experimental de técnicas nuevas de representación”.

Empresario

En 2011 montó el restaurante Logan's Beer House: “El nombre nace de la leyenda del Sr. Logan, que cuenta la historia de un hombre detrás de una vieja barra de bar que se comunicaba con el resto del mundo a través de la comida y la bebida”.

Camelia, la texana

Dato. Las grabaciones tuvieron lugar en México durante 2014.

Doblete. Da vida a Emilio Varela, un joven divertdo, carismático y seductor, y a su hermano gemelo Aarón, totalmente opuesto.

Los miserables

En España. Nova la estrenó el 23 de febrero de 2015.

Compañeros. “Ha sido una grata sorpresa compartir escenas con Aylín Mújica, Aracely Arámbula y Gabriel Porras, con quien entablé una buena amistad”.

Versión. “La telenovela está basada en el libro homónimo del escritor francés Víctor Hugo, pero adaptada a la actualidad. Siempre me ha fascinado esta historia.”
Dulce amargo

Su personaje. “Nicolás es un joven tranquio que siempre intenta solucionar los problemas de la mejor manera posible, pero debido a las circunstancias empieza a aflorar su lado más negativo. Estoy encantado porque no me gustan los papeles planos”.

Cambio de imagen. “Tuve que adelgazar durante las grabaciones para darle sentido a la nueva vida de mi personaje. Era la forma de lograr un aspecto algo demacrado”.

El octavo mandamiento

Año de producción. Las grabaciones tuvieron lugar en 2011 en México.

Curiosidad. “Me gusta dejar el alma en cada cosa que hago y habilitar la piel de mis personajes, tanto que en el caso de esta novela me costó desprenderme de la situación que vive Diego: la violencia que atraviesa este México que tanto amo”.

Caminos de Guanajuato

Realidad. “Lo normal es que las novelas partan de arquetipos, pero en esta los protagonistas a veces aciertan y a veces se equivocan, por lo que el espectador se siente más identificado. Fue lo que más me gustó del proyecto”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo