Demet Ozdemir: “Siempre he soñado a lo grande”

Esta guapa artista turca de 27 años está muy unida a su familia, que siempre la ha apoyado en su deseo de ser bailarina y actriz.

Demet Özdemir
Instagram

Trabajo y esfuerzo son las claves del éxito para esta joven que desde su infancia tuvo claro que su destino estaba encima de un escenario o delante de las cámaras. De momento, está cumpliendo con su objetivo: “Siempre he creído que es necesario tener una buena educación y luchar muy duro cuando quieres algo con todas tus fuerzas. Por lo menos que no digan que no lo has estado intentando con el alma”. Esas ganas por salir adelante también le sirvieron a Demet Özdemir para enfrentar uno de los episodios más tristes de su infancia, el divorcio de sus padres cuando tenía solo 8 años: “Mi hermana ha sido siempre una pieza fundamental en mi día a día. De hecho, ella fue quien me pagó los colegios”.

Tras el suceso, se mudó a Estambul con su madre y sus dos hermanos, y allí encontró en la danza su mayor pasión. “La música siempre ha estado presente en mi casa. Por parte materna soy de ascendencia búlgara y solían escucharse melodías de este país en nuestro hogar”, cuenta. Durante el instituto ya apuntaba maneras como bailarina profesional: “Me uní a las animadoras del equipo de baloncesto turco Anadolu Efes. Me lo pasé muy bien trabajando con ellas. Fue realmente bonito”. Por eso, decidió dejar sus estudios y dedicarse por completo al baile. Esta idea fue aplaudida por su familia. “Siempre he soñado muy alto para conseguir las cosas, pero con eso no basta”, comenta Demet.

Ese mismo apoyo lo encontró también cuando le comunicó a su progenitora que quería probar suerte como actriz. Tras hacer varios pinitos en algunos videoclips de famosos cantantes turcos como Mustafa Sandal, su primer papel en una serie llegó en 2013 con Sana Bir Sir Verecegim. Al año siguiente, dio vida a Alya en Kurt Seyit ve Sura, donde coincidió con Kıvanç Tatlıtuğ (Amor prohibido) y se ganó el reconocimiento del público de Turquía. Sin embargo, no obtuvo su primer papel protagonista hasta 2015 en la ficción Çilek Kokusu (Con olor a fresas).

La popularidad internacional vino con Erkenci Kus, telenovela que protagoniza con Can Yaman y por la que se llevó a casa un Premio Murex d’Or en abril de 2019: “Mi escena favorita es aquella en la que mi personaje descubre que Can es a quien besó en la ópera”. La buena química que desprendían los actores ha suscitado multitud de rumores sobre una posible relación entre ellos, aunque ninguno lo ha confirmado, ni siquiera por redes sociales. Y eso que subir fotos a Instagram es una de las aficiones de la actriz turca: “Me gusta ser activa en mis perfiles porque mis seguidores se lo merecen. Son los mejores”.

View this post on Instagram

🍃 Günaydın 🍃

A post shared by Demet Özdemir (@1demetozdemir) on

Su tiempo libre también lo dedica a pasar algunos momentos con animales, con los que dice tener una gran conexión, y a desconectar siempre que puede con un buen libro cerca del mar: “Pasar algún que otro rato en la naturaleza es esencial para mí. Me permite pensar y encontrarme a mí misma”. Además, revela que hacer deporte y dormir bastante son dos de sus secretos de belleza: “Afortunadamente suelo tener muchos proyectos entre manos. Así que mis instantes de ocio los dedico sobre todo a descansar. Las curas de sueño son muy sanas”.

View this post on Instagram

🖤

A post shared by Demet Özdemir (@1demetozdemir) on

A pesar de que conoció la fama muy pronto, asegura que sigue siendo una mujer de gustos sencillos y que no le ha hecho inmune a los problemas que la rodean: “Intento usar mi repercusión mediática para apoyar a personas que lo necesitan”. Prueba de ello es su implicación en organizaciones que ayudan a los refugiados de la crisis de Siria o en aquellas como la Fundación Löse, dedicada a los cuidados y curación de niños afectados de cáncer, con la que ha grabado diferentes vídeos pidiendo donaciones. “Debemos ser más humanos y unirnos ante las adversidades”, afirma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo