Carlos Marquez

El recordado actor de telenovelas como ‘El desprecio’ y ‘Amanda Sabater’ falleció el 26 de marzo en Venezuela, a los 89 años, tras una larga trayectoria artística.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Era la antítesis de los hombres déspotas y malvados  que solía interpretar. Él era amable, humilde, tranquilo y disciplinado y siempre tenía una gran sonrisa en los labios. Con la paz de haber hecho las cosas bien en la vida, con la serenidad propia de alguien con un gran corazón y con la satisfacción de ser tan querido, se fue Carlos Márquez el pasado 26 de marzo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Vino al mundo el 19 de abril de 1926 en Guanoco, Venezuela, en el seno de una familia muy humilde. A los 10 años se fue a vivir con los suyos a Caracas, donde transcurrió su rebelde juventud.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Me arrepiento de no haber aprovechado mejor aquellos años, los perdí en fiestas y con malas compañías, aunque supongo que también fue una experiencia aleccionadora”, confesó hace dos años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero su inquietud y entusiasmo por el mundo artístico lo recondujeron a una vida disciplinada llena de retos personales. Empezó a hacer teatro y dejó los estudios, aunque los retomaría muchos años después: a los 63 obtuvo la licenciatura en Artes en la Universidad Central de Venezuela.

Se matriculó en la escuela de actuación de Juana Sujo, quien pronto se convirtió en su mujer: “Ella me formó en lo profesional, en lo humano, en lo intelectual y en lo artístico”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Su debut profesional fue en el Teatro Municipal con la obra Los muertos sin sepultura: “Me formé sobre las tablas y luego di el salto a la televisión, siendo el primer actor que hizo un programa dramático de media hora en la pequeña pantalla de mi país”. Fue en 1954, con la novela La ciénaga. La gran pantalla lo sedujo en 1956, cuando rodó la película Pantano en el cielo, a la que le siguió El joven del carrito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Teatro

Entre sus obras destacan 
La visita de 
los generales, Evasión, 
Un llamado a media noche 
o Inolvidable, 
que estrenó a 
los 87 años y fue su última puesta en escena, escrita por José Gabriel Núñez, quien se basó en su autobiografía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Autobiografía

En el libro 
Lo que me tocó vivir relata 
cada uno de los episodios de 
su vida profesional y personal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Reconocimiento

A lo largo de su trayectoria profesional 
ha recibido multitud de galardones, 
entre ellos el Premio Nacional de Cultura. “Entendió que era una razón más para seguir trabajando. Incluso cuando sentía que las fuerzas lo abandonaban, quería seguir haciendo teatro”, dijo la actriz Lisette Torres, presidenta de la Casa del Artista.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo


Su último reconocimiento, post mortem, fue la entrega de la Orden de Libertadores 
y Libertadoras de Venezuela de manos del ministro de cultura Freddy Núñez.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juana Sujo

Fue su profesora de teatro y su esposa. Murió en 1962 víctima de un cáncer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
‘El desprecio’

Compañeros. Compartió créditos con actores como Maricarmen Regueiro y Flavio Caballero, con quienes volvió a coincidir en Amores de fin de siglo cuatro años después, Rosario Prieto, Hilda Abrahamz, Sonya Smith y Virgilio Galindo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
‘Doña Bárbara’

El elenco. Trabajó al lado de Marina Baura, Marisela Berti, Arturo Calderón y Elio Rubens, entre otros.

Curiosidad. Fue la primera 
novela que se grabó en color 
en la televisión venezolana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
‘La fiera’

Año de producción. Se grabó 
en 1978 en Venezuela.

Eleazar. Es un hombre malvado, ambicioso y déspota, cabeza de una 
de las familias más rica y poderosas 
del pueblo cuyo rival es Atilio Zambrano, papel a quien da vida Tomás Henríquez.  “Este papel me elevó a la categoría de actor reconocido y conté con el respaldo del público. Estoy muy agradecido”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
‘Amanda Sabater’

Grabaciones. Se llevaron a cabo 
en varias localizaciones de Venezuela durante 1989.

Giorgio Sabater. Es un terrateniente dueño de una ciudad llamada Río Grande que se ha hecho rico y poderoso a base de negocios sucios. Su hija Amanda (Maricarmen Regueiro) es la protagonista de la historia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo