Felipe Colombo

Argenita se convirtió en el hogar de este actor mexicano tras el éxito obtenido con la telenovela y el posterior grupo de música, Erreway

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ser hijo del actor argentino Juan Carlos Colombo y de la actriz y estilista mexicana Patricia Eguía fue determinante para Felipe Colombo, que nació en México D. F. el 8 de enero de 1983.

Creció entre bambalinas y con solo 6 años debutó en el teatro con la obra infantil Entre todos sí se puede, dirigida por su padre. “Ellos no me presionaron y, aunque al principio fueron reticentes, luego me facilitaron las cosas porque era lo que yo quería. Cuando iba a ver a mis padres al teatro y terminaban la función, subía al escenario a saludar. Aunque era vergonzoso, esos instante de euforia me encantaba”, recuerda emocionado.

Esa misma sensación experimentó cuando se alzó con su primer galardón, el Premio al Mejor Actor Infantil AMCT, por la puesta en escena Momo.

Tres años sobre las tablas fueron una gran escuela y le sirvieron para dar el salto a la televisión en 1992. Lo hizo con la telenovela El abuelo y yo. Un reto que superó con creces, pues ese mismo año se convirtió en el protagonista de Ángeles sin paraíso.

Sin embargo, también conoció el lado negativo de la fama: “Trabajar desde tan pequeño te aleja un poco de la gente de tu edad. No pude, por ejemplo, hacer el viaje de graduación. De hecho, paré un poco a los 12 años porque necesitaba estar más en contacto con mis amigos, salir…”.

Pero a los 15 retomó su vocación entusiasmado con una propuesta: la obra La vida de Eduardo II. Enlazó proyectos hasta que en 1999, tras participar en novelas de éxito como Agujetas de color de rosa, se marchó a Argentina.

Este cambio no perjudicó su carrera, más bien al contrario, pues su primer proyecto allí, Rebelde way, fue un éxito sin precedentes. De esta novela nació el grupo Erreway, con  el que hizo giras internacionales. “Marcó una etapa maravillosa y fundamental en mi vida”, afirmó. La banda, formada por los cuatro protagonistas, se convirtió en un referente: “No podíamos andar por la calle sin que nos parasen”. 

Y con una de sus compañeras, Luisana Lopilato, comenzó una relación sentimental que duraría hasta 2004, año en el que grabó Floricienta. “Terminamos muy bien. Fue una etapa maravillosa y le guardo un gran cariño”, aseguró.

Al año siguiente, hizo Amor mío y Doble vida y, a partir de entonces, afrontó papeles “más comprometidos y dramáticos” que le ayudaron a romper con su imagen más pop. Lo hizo en Mujeres asesinas o Son de Fierro. Durante las grabaciones de esta última, en 2007, se enamoró de la estilista de la telenovela, Cecilia Coronado, con quien sigue a día de hoy.

En septiembre de 2009, concluidas la novela Enséñame a vivir, se convirtió en padre de una niña a la que llamó Aurora: “Con mi gorda se me derrite el alma. No puedo evitar besuquearla y, a veces, me paso y termina casi llorando”.

Lee el reportaje completo en la revista Telenovela.

En el cine

Su última película ha sido Testigo íntimo, donde da vida a un abogado que se ve envuelto en una turbia trama criminal. 

También ha participado en Solos en la ciudad o Matar a Videla, entre otras.

El teatro, lo que más le entusiasma

Este año se ha subido a las tablas con la obra Filomena Marturano.

Destacan también El alivio...

... No te preocupes ojos azules, donde vida a Kurt Cobain y trabaja junto a su padre...

...o en El graduado, en 2005.

Los pilares de su vida

Lleva desde 2007 unido a la estilista Cecilia Coronado, madre de su hija Aurora.

Su carrera musical

Fue integrante de la exitosa banda Erreway, que nació de la novela Rebelde way, junto a Luisana Lopilato, Camila Bordonaba y Benjamín Rojas.

Con estos dos últimos, formó el grupo Miss Tijuana...

...y, en 2012, RoCo junto a Rojas. “Es como mi hermano y disfrutamos trabajando juntos. Nos hemos reencontrado con las fans de entonces”.

Ángeles sin paraíso

Sinopsis. Cuenta la vida de dos hermanos -Andrés, su personaje, y Claudia (Anahí)- atormentados por su malvada tía Aurora (Patricia Bernal), que les ha separado de su madre y los mantiene encerrados.

Más actores. Manuel Landeta, Evita Muñoz, Diego Luna, Jorge Pozas, Beatriz Moreno y Carmelita González, entre otros.

‘Rebelde way’

Punto de inflexión. “Estar en un proyecto tan importante y a esa edad [entre los 17 y los 21 años] marcó mi vida profesional. Me conviritió, junto a mis compañeros, en referente de toda una generación”.

Inseparables. “Camila Bordanoba, Benjamín Rojas -padrinos de mi hija- Luisana Lopilato, quien fue mi novia, ¥ yo nos entendíamos bien porque estábamos pasando por lo mismo. Son los hermanos que me dio la vida”.

‘Floricienta’

Dato. Se grabaron dos temporadas, un total de 361 capítulos durante 2004 en Buenos Aires, Argentina.

Sobre las tablas. Al término de la novela, y debido al éxito que tuvo, los protagonistas dieron el salto al teatro con funciones y conciertos por todos los países de Latinoamérica.

‘Herederos de una venganza’

Su personaje. Da vida a Bernando Berlanga, un policía que llega al pueblo Vidisterra para investigar unas misteriosas muertes. “Tiene un toque de humor que me gusta y me hace pasármelo muy bien”.

Adaptación. “Me llamaron y en dos semanas estaba grabando, después de dos años sin hacer novelas. Además el elenco ya estaba conformado y fue raro”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo