Martha Roth

La recordada Pilar de ‘Destilando amor’ falleció en México el pasado 7 de octubre a los 82 años.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Detrás de su imagen atractiva y sensual, se escondía una mujer tímida y reservada que se crecía cuando se ponía delante de una cámara. No solo fue muy querida, sino también una de las actrices más reconocidas y admiradas de la época de oro del cine mexicano.

Martha Roth Pizzo vino al mundo el 29 de mayo de 1932 en la localidad italiana de Padua, aunque a los 6 años se trasladó con su familia a México. Allí ingresó en el Colegio Americano, al tiempo que emprendía estudios de música por deseo de su padre, el reconocido violinista húngaro Sandor Roth.

Sin embargo, llegada la adolescencia su pasión por la música quedó en un segundo plano: quería ser actriz. Fue entonces cuando inició su formación en Arte Dramático en la prestigiosa escuela Seki Sano.

Debutó en la gran pantalla en 1948 con Enrédate y verás, pero fue la película Una familia de tantas, que rodó al año siguiente, la que le hizo alcanzar el éxito. De hecho, su trabajo le valió un Premio Ariel a la Mejor Coactuación Femenina.

En la década de los cincuenta participó en numerosas películas, entre ellas Carne de presidio, Rostros olvidados, Romance de fieras –en su rodaje se enamoró de su compañero Armando Calvo– El pirata negro y Cuando se quiere, se quiere.

Martha pronto se convirtió en una de las actrices más deseadas e incluso mantuvo un fugaz romance con Lucho Gatica. Sin embargo, nada de esto le cambió la vida: “Entre la artista y el ser humano no hay diferencias, no adopto poses y me comporto tal y como soy. Me lo dicen los técnicos y las personas que trabajan conmigo. Los personajes que me dan los interpreto, pero en mi vida privada soy como me crearon y educaron mis padres”.  

Lee la vida completa en la revista Telenovela.

Los hombres de su vida: Armando Calvo

Trabajaron juntos en Romance de fieras, en 1954, y vivieron un tormentoso idilio que no se sostuvo con el tiempo.

Lucho Gatica

Tuvo un romance tan sonado como fugaz con el reconocido cantante de boleros chileno, quien ya por entonces tenía fama de mujeriego.

Fernando Pérez Gavilán

Tras su divorcio de Rubén Fuentes, encontró el amor junto al productor, con quien no dudó en volver a casarse. Aunque también terminó en ruptura, su relación fue buena hasta el día de su muerte.

Una dama de la gran pantalla:

Carne de presidio, en 1952.

Rostros olvidados, su película favorita.

Una familia de tantas, que rodó en 1949.

Romance de fieras, en 1954.

El pirata negro, junto a Anthony Dexter.

Morirse está en hebreo, de Alejandro Springall.

Algunas de sus novelas: ‘Destilando amor’

En nuestro país. Los españoles la pudimos seguir en las sobremesas a partir de mayo de 2007, en TVE 1.

Compañeros. Compartió créditos con Angélica Rivera, Eduardo Yáñez, Sergio Sendel, Chantal Andere, Martha Julia, René Strickler, Ana Patricia Rojo, Julio Alemán, Patricia Manterola y Ana Martín, entre otros muchos.

Papel. Da vida a Pilar, que verá como la muerte de su marido Amador despierta una lucha encarnizada entre sus nietos, pues el primero que tenga un hijo varón heredará todo.

‘El pecado de Oyuki’

Reconocimiento. Su soberbia interpretación de Lady Elizabeth Pointer le valió el Premio ACE como Mejor Coactuación Femenina y un Premio TVyNovelas como Mejor Actriz Experimentada.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo