Alejandra Barros

A sus 45 años, la protagonista de ‘Mariana de la noche’ busca personajes acordes a su edad.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Aunque sus padres intentaron impedírselo, su clara vocación le hizo pelear por su sueño. “Cuando les anuncié que quería ser actriz, me dijeron que no era una carrera seria y que tenía que entregarles una licenciatura”, cuenta Alejandra Barros, que vino al mundo el 11 de agosto de 1971, en México.

Terminado el colegio, la enviaron a estudiar a Francia: “Regresé a mi país y me matriculé en Diseño de Moda. Me interesaba el vestuario de teatro. Sin embargo, todo se empezó a complicar porque cuando te desvías de tu verdadera vocación,nada parece ir bien. Así que lo dejé”.

Esto propició un enfrentamiento con sus padres, quienes se divorciaron cuando tenía cinco años: “Les dije que estaba decidida a irme a estudiar interpretación a Nueva York. Si me ayudaban, no lo pasaría tan mal, si no lo hacían las cosas no serían fáciles”. Finalmente, accedieron y la apoyaron.

En 1994, tras su paso por The Lee Strasberg Theater Institute y Actors Studio Film & TV School, regresó a México, donde empezó a tocar puertas: “Hacía castings para cualquier papel, desde un árbol hasta protagonista, pero no me cogían”.

Hasta que tres años después Rebecca Jones y Alejandro Camacho le ofrecieron su primer trabajo importante en la novela Huracán, que supuso el pistoletazo de salida de su carrera.

Tras este trabajo, sin embargo, su vida personal cobró absoluta prioridad e hizo un paréntesis profesional: “Me casé –con Luis Manuel Peralta, de quien años después se divorció– y me quedé embarazada”.

Cuando su hijo, Luis Manuel, tenía siete meses, Roberto Gómez Fernández la invitó a participar en Locura de amor: “Mi pequeño aprendió a caminar en los platós”.

Después llegaron títulos como Por un beso, Atrévete a olvidarme, María Belén y Clase 406. Pero fue Mariana de la noche la novela que la consagró como actriz: “Ya era hora de demostrar que puedo aguantar el peso de un protagónico.

La exposición fue muy grande; la gente ya no me veía a mí, sino a Mariana. Aun a día de hoy me siguen llamando como mi personaje”. Este papel le valió el premio Palmas de Oro 2004 como Mejor Actriz.

Tras esta ficción, formó parte del elenco de La madrastra, La esposa virgen o Amor sin maquillaje, que grabó en 2007. Ese año debutó en el cine con El viaje de la nonna y se subió a las tablas con Closer.

En 2009, al término de Alma de hierro, participó en El año próximo a la misma hora junto a Tony Dalton, con el que salía desde hacía unos años y de quien se separó tiempo después.

Al año siguiente, regresó a la gran pantalla con No eres tú, soy yo, que fue todo un éxito al igual que la telenovela Para volver a amar. Y también triunfó en el cine con Viento en contra y Memoria de mis putas tristes.

Lee la biografía completa en la revista Telenovela.

Los amores de su vida: Tony Dalton

Se conocieron en la novela Clase 406, en 2002. Su mediática relación tuvo algunos altibajos que terminaron por poner punto final a su amor en 2010.

Gustavo Loza

Después de varios años juntos, también rompió con el director de cine, con quien tampoco quiso dar el paso de formalizar su relación o compartir casa.

Nicolás Vale

Lleva unida a él dos años. “Es tan amoroso, honesto y respetuoso, que cada día me enamoro más de él. Su sonrisa es como una descarga de energía para mí”.

Cine: ‘Memoria de mis putas tristes’

“Siempre oía que quienes trabajaban en televisión no podían hacerlo en el cine. Yo creo que no se es actor de uno u otro medio”.

‘No eres tú, soy yo’

Y ella logró demostrarlo, pues hizo varias películas, como El viaje de la nonna, Amar, Viento en contra o No eres tú, soy yo, el filme con más recaudación de taquilla en 2010. “Este trabajo me dejó un gran sabor de boca”, afirmó.

‘Viento en contra’

Su última cinta ha sido Memoria de mis putas tristes, donde comparte créditos con Ángela Molina, Emilio Echevarría, Geraldine Chaplin y Dominika Paleta.

Galardonada.

Su trabajo dando vida a Bárbara Mantilla de Espinosa en Para volver a amar le hizo alzarse con un Premio TVyNovelas como Mejor Actriz Coestelar 2009.

Su hijo

“El nacimiento de Luis Manuel me hizo una mujer más responsable y madura y menos inconsciente”.

Telenovelas: ‘A que no me dejas’

Julieta. Es una mujer perversa que terminó con la vida de su hermano Adrián (Osvaldo Benavides) y de Paulina (Camila Sodi), los protagonistas en la primera temporada. “En prisión aprende a ser aún más despiadada contra quienes considera que le han hecho daño”.

 

‘La sombra del pasado’

Giro interpretativo. “Supuso una gran oportunidad dar vida a una villana y que los productores confiaran en mí para un personaje distinto a los que había hecho hasta ahora”.

Víctima de las circunstancias. “Candela está casada con un hombre a quien no ama [Alexis Ayala] y que además la engaña. De quien siempre ha estado enamorada es de un cura [Alfredo Adame], que la abandonó años atrás, pero que de repente vuelve a su vida. El público la entiende y la quiere”.

‘Clase 406’

Su personaje. Interpreta a Adriana Pineda, madre de Alejandro Acero (Imanol Landeta) y consejera escolar del colegio donde se desarrolla la historia. Allí se enamorará
de Francisco ‘El matemático’ (Jorge Poza).

Más actores. Francisco Gattorno, su pareja recientemente en la serie Mujeres de negro, Sebastián Rulli, Arap Bethke, Michell Vieth, Anahí y Tony Dalton, con quien empezó a salir en la vida real.

‘Huracán’

Lugar. Se grabó en México durante 1997.

Internacional. Se emitió en las televisiones de Ecuador, Perú, Puerto Rico, Italia, Estados Unidos, Chile y España, donde la vimos en TVE 1, que la estrenó el 23 de febrero de 1998,
a las 16:45 de la tarde.

‘Para volver a amar’

Año de producción. Se grabó entre 2010 y 2011, en México.

Reencuentro. Volvió a coincidir con Alejandro Camacho, con quien trabajó en Huracán, su primera novela, e hizo pareja en Alma de hierro, en 2008.

Publicidad - Sigue leyendo debajo