'Volando voy' se desplaza a La Alpujarra de Granada

Este jueves 22 de octubre, a las 22.45, Cuatro emite la tercera de las siete entregas de la sexta temporada de 'Volando voy', con Jesús Calleja al frente.

volando voy la alpujarra
Cuatro

La Alpujarra es un vergel y un excelente lugar para la agricultura y la ganadería gracias en parte a las acequias que recogen el agua del deshielo de Sierra Nevada. Estas acequias, patrimonio arqueológico, son construcciones de origen romano que luego perfeccionaron los árabes y que hoy siguen utilizándose, pero requieren de cuidados y mantenimiento adecuado. Limpiar una de ellas para que las actividades que dependen del agua puedan seguir existiendo y conseguir que la población siga apostando por vivir allí, será la misión de Jesús Calleja en la nueva entrega de Volando voy.

Contará para ellos con la colaboración de José María Civantos, profesor de Arqueología e Historia Medieval de la Universidad de Granada, y Jose, encargado del mantenimiento de la acequia, que explicarán la importancia de estas construcciones y la mejor manera de cuidarlas. También participara en el programa Carlos di Palma, un profesor de Historia uruguayo que se enamoró de La Alpujarra nada más pisarla y allí se quedó junto a su mujer, pianista alemana. Alicia, una mujer que también encontró su lugar en aquellas tierras, mostrará el proyecto relacionado con la agricultura que tiene en marcha. Calleja conocerá también a Nerea, una joven de 18 años que quiere ser ganadera y para quien el mantenimiento de las acequias y el abastecimiento de agua resulta fundamental.

Jesús visitará también Soportújar, un pueblo de la zona que se ha reinventado para sobrevivir a la despoblación poniendo brujas en el mobiliario urbano y en otros lugares. Alfonso, un cura leonés instalado en La Alpujarra, y David, propietario de una taberna del pueblo llena de brujas, le enseñan la localidad y también le ayudarán en la recuperación de la acequia.

volando voy la alpujarra
Cuatro

Volando voy, adaptado a las circunstancias de la COVID-19

La situación sanitaria ha propiciado algunos cambios en la grabación y la dinámica habitual de Volando voy, que ha incorporado novedades y medidas para garantizar la salud del equipo y los habitantes de los destinos visitados: El helicóptero se ha adaptado para preservar la distancia entre Jesús y sus eventuales acompañantes; el programa en sí mismo se ha transformado en una gran road movie con la incorporación de ocho autocaravanas para trasladar y alojar a todo el staff de producción y formar un cordón de seguridad en los rodajes, integrándose en los escenarios hasta convertirse en una seña de identidad de la nueva temporada y un reclamo para los habitantes de los pueblos; un equipo médico ha acompañado al programa en todo momento para realizar test serológicos, tanto a los trabajadores como a las personas cercanas con las que se han grabado cada uno de los episodios.

Otra de las grandes novedades de Volando voy es que la gente de los pueblos va a poder ver desde casa cómo ha quedado el programa gracias a la emisión de una señal en directo. La multitudinaria fiesta de otras temporadas, donde los vecinos veían el programa en la plaza del pueblo, se ha sustituido por un encuentro de los protagonistas con Jesús Calleja para ver lo que se ha grabado durante la semana, en medio del campo y manteniendo distancia de seguridad. Mientras, quien quiera puede ver lo que está sucediendo en ese escenario campestre desde el salón de su casa gracias a la emisión de esa señal.

volando voy la alpujarra
Cuatro

Lo que está por llegar en Volando voy

A lo largo de la temporada, Volando voy visita Maraña, en León, una pequeña localidad en la Montaña de Riaño y Mampodre con la que Calleja tiene una gran vinculación porque allí se hizo montañero. Otro de los destinos es A Veiga, en Ourense, donde unos repobladores deben aprender todo lo necesario para hacerse cargo de una casa rural.

El sur también tiene su protagonismo en esta temporada: La Sierra de Segura, Cazorla y Las Villas, en Jaén, son los lugares donde el equipo, con ayuda de la gente local, intentará reabrir la única panadería del pueblo y llevar a un panadero para regentarla.

Por último, en la provincia de Toledo, Volando voy mostrará cómo se trabaja la forja y otras artesanías para atraer herreros a la zona.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo