Apúntate a la eco-dieta, el medioambiente te lo agradecerá

Cuidar de nuestra alimentación y de nuestra salud también implica cuidar del medioambiente. Cada pequeño gesto en la cocina puede ayudar a rebajar el gasto energético y reducir la basura. Planificar los menús es una buena opción para reducir el desperdicio.

Amigos cocinando pasta
Getty Images

Cambiar algunos hábitos sencillos en nuestras rutinas de compra, cocinado y aprovechamiento de alimentos es un paso hacia un consumo más responsable con el medio ambiente. Es la eco-dieta. La doctora en Farmacia y nutricionista Amil López Viéitez (www.dietacoherente.com) propone unos hábitos ecointeligentes de sostenibilidad:

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Consume alimentos de temporada. Tomar alimentos en su mes o época natural es esencial para respetar su ciclo de producción.

Alimentos kilómetro cero y de producción ecológica. La agricultura ecológica utiliza técnicas respetuosas con el medio ambiente. No emplea productos químicos de síntesis (que en su fabricación y transporte producen emisiones de efecto invernadero). Está menos mecanizada que el modelo intensivo y favorece la biodiversidad local. El 35% de los alimentos ecológicos que se consumen en Europa proceden de España.

Más verde y menos carne. La actividad ganadera es responsable del 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Planificación: cocina más cantidad menos veces

Getty Images

Planifica los menús. La doctora López Viéitez recomienda: "Cocina el doble de la cantidad de la receta y así tendrás comida para dos días, también puedes separar las raciones en tuppers y tendrás varias comidas listas para llevarte al trabajo o salir de un apuro cuando llegas tarde a casa".

Ahorro energético: aprovecha el calor residual

Getty ImagesGett
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La placa de inducción es más eficiente que la vitrocerámica. Un truco fácil es apagarla unos minutos antes para aprovechar su calor residual y reducir el consumo eléctrico. Recuerda tapar la olla cuando esté al fuego, para evitar fugas de calor. El microondas reduce mucho los tiempos de cocinado, por lo que es una opción eficiente.

El dato: 440 kilos es la basura que genera una persona al año

Getty ImagesArmstrong Studios

Esta inmensa cantidad de desperdicios en muchos casos son alimentos válidos para el consumo. Para reducir este dato, trata de no tirar los restos de comida a la basura. Si preparas más cantidad, almacena el sobrante en el frigorífico para que se mantenga en buen estado o congela raciones en 'tuppers' bien cerrados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud