La 'verdad piadosa' de Jesús Mariñas: Raphael merece una estatua y cuanto le ofrezcan

Nuestro colaborador repasa la biografía del cantante que es profeta en su tierra y puede presumir de una estatua de casi tres metros, en vidrio reciclado, en su Linares natal.

el cantante, con un traje azul marino y jersey de cuello alto a juego, sonríe a la cámara
Ana Ruiz / HEARST


    Raphael, como pocos en vida, puede presumir de algo así, una estatua de casi tres metros.
    Todo un reconocimiento en vida, algo muy subrayable, porque semejantes homenajes suelen darse cuando uno cría malvas. No es el caso del eterno ídolo de Linares, que podrá disfrutar en vida y con lucidez de tamaño reconocimiento. Enhorabuena y aleluya, Raphael merece eso y cuanto le ofrezcan. Ganó a pulso la carrera musical más dilatada e importante que se ha visto y aplaudido en España, muy superior e incluso más internacional que la de Julio Iglesias, de la misma quinta pero muy diferente artísticamente y a nivel humano. Lo que en Raphael era grandilocuencia gesticuladora se volvía contención y angustia en Julito, que así lo llamaba siempre su señor padre, el doctor Iglesias, transformado en el más entregado, alocado y entusiasta fan.

    Un artista reciclado

    Su madre estaría contenta y orgullosa ante esos casi tres metros de escultura que plasman a Raphael con el brazo derecho extendido hacia arriba, un gesto muy habitual y característico. En el homenaje destacaron emocionados o casi conmovidos que "Raphael es un cantante eterno que se ha reciclado muchas veces durante su dilatada y extensa carrera". Ahora la remata esta figura de dos metros ochenta de altura y doscientos kilos de peso, en vidrio reciclado, y erigida al 'cantante eterno' que se ha reinventado continuamente a lo largo de su importante, interminable y aplaudida carrera de sesenta años, que se dice pronto. Julio no logró algo así y debe estar retorciéndose de celos e insana envidia.

    el cantante sonríe frente a su estatua en su localidad natal en jaén
    Gtres

    Es mucho Raphael que, por si ya fuera poco, completó su biografía teniendo tres hijos y no dando motivos de cotilleo, que mucho los hubiéramos agradecido. Más ejemplo aún, que casi rebasa la importancia artística que engrandece al de Linares, "quien representa una campaña de concienciación sobre el cuidado del medioambiente y la responsabilidad individual", refieren los autores del obsequio. Su imagen es un activo "único e irrepetible, porque Raphael, como el vidrio, se ha reciclado y adaptado a todos los tiempos". Y les sobra razón.

    Una familia feliz

    el cantante sopla una tarta de cumpleaños junto a su esposa y sus hijos de niños en una imagen de archivo

    El cantante y la periodista Natalia Figueroa se casaron en Venecia en 1972. Tienen tres hijos, Jacobo (1973), Alejandra (1974) y Manuel (1978), y ocho nietos. Miguel Rafael Martos Sánchez, nombre real de Raphael odia que le llamen abuelo.

    Colección de premios

    el cantante, con mascarilla, posa con su galardón mientras doña sofía aplaude
    Gtres

    Se dice pronto. Raphael lleva seis décadas dedicado a la música. Y también ha protagonizado películas. Una extensa trayectoria merecedora de muchos premios, como el de la Fundación Mapfre que le ha entregado la reina Sofía.

    Profeta en su tierra

    estatua de vidrio reciclado en la ciudad natal del cantante
    Gtres

    El Ayuntamiento de Linares, en Jaén, y Ecovidrio, han sido los artífices de la estatua de vidrio reciclado que representa al artista en la ciudad que lo vio nacer. Muy emocionado, Raphael la inauguró en septiembre pasado, y no faltaron su mujer, su inseparable Natalia Figueroa, y dos de sus hijos, Jacobo y Manuel.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo