La 'verdad piadosa' de Jesús Mariñas: Jaime Ostos tenía 90 años que no representaba

Nuestro colaborador repasa la trayectoria personal y profesional del torero que falleció, por sorpresa, el pasado 8 de enero durante unas vacaciones en Colombia. También habla de su historia de amor con Mari Ángeles Grajal.

el torero, con traje y corbata, en una imagen de archivo
Agencias

    Bailando y disfrutando de la vida, feliz y relajado ya sin los agobios escénicos siempre tan estresantes. Jaime Ostos tenía 90 años que no representaba y ahora muy pocos recordaban sus tardes inolvidables. Pero las dejó. Fueron faenas únicas, momentos irrepetibles y una gran seriedad artística. La valentía estaba por ver. Su muerte ha causado gran conmoción, todavía había algunos que recordaban esas tardes únicas. Desplegaba el capote como pocos lo han hecho. Derrochaba aplomo, maestría y seguridad. Nada hacía temer ese final sabiéndole feliz ante el nuevo viaje latinoamericano, uno de los muchos que realizó durante su irrepetible y exitosa carrera de matador de toros. Su esposa. María Ángeles Grajal, estaba a su lado, como desde hacía cuarenta años. Habían batido récords de felicidad y aparente estabilidad conyugal. Nada de nada hacía temer este fin viendo tan feliz ante el nuevo viaje americano, ya como turista.

    Murió en Bogotá (Colombia), de un infarto, y allá fue incinerado. Estaba con su mujer, el amor de su vida, que le duró hasta el fin. Ahora nadie los separa. Nos han dejado un ejemplo espléndido de amor recíproco, lealtad y entrega. Se le echará de menos, aunque personalmente lo recuerdo como muy reservado, miedoso, impenetrable y, casi diría, que impertinente y antipático. Como ejemplo.

    This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.
    el torero posa con un capote de calle
    TORERO HASTA EL FINAL. Tomó la alternativa en 1956 ytras una carrera de éxitos, en 1974 se retiró, aunque participó después en festejos benéficos. La última vez que se vistió de luces fue en 2003, en la plaza de Écija, la localidad sevillana donde nació, en 1931.
    Luis Davilla/ Getty Images

    Pienso que queda bastante corto, incapaz y relativamente representativo, aunque sin duda encarna a la población británica, que si no se despendola de vacaciones en la Costa del Sol o Canarias, actúa de manera introvertida o casi tímida. Eso al menos hacen creer. Es la impresión que producen actuando introvertidos. Aunque siempre podemos elaborar una simple apreciación nada profunda y ahí queda. Seguro que si ahondásemos nos llevaríamos sorpresas , imagino que agradables y también todo lo contrario. O tal me gustaría. Sería el modo de no equivocarse. El que quiera puede tomar demostrativa de nota y sacar sus propias sus conclusiones; sería el modo de no equivocarse acerca de lo espléndidamente regalado que vivió Jaime Ostos, siempre de fiesta y saraos y dándole sin parar al whisky y al besuqueo facilón. Incluso sin habitar entre nosotros lo añoraremos pese a su poca empatía. Cierto que era borde y no nos caía bien, pero se le añora. No nos caía bien. ¿A que se nota?

    Siempre juntos

    el torero y la doctora, vestidos de gala, en una imagen de archivo
    Gtres

    Jaime estuvo casado con Consuelo Alcalá, con la que tuvo dos hijos, y luego vivió con Lita Trujillo, a la que dejó por María Ángeles Grajal (foto). Vivieron varias crisis y tuvieron un hijo en común, Jacobo.

    Últimos homenajes

    El pasado 12 de enero, Mari Ángeles Grajal aterrizaba en Madrid con las cenizas de su marido, Jaime Ostos. En el aeropuerto, la esperaba su hijo Jacobo y los otros hijos del diestro. El 20 de enero se celebró una misa funeral en Madrid y, al día siguiente, sus cenizas han dado la vuelta al ruedo por la Real Maestranza de Sevilla.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo