Borja Estrada confiesa lo que tenía "unas ganas locas" de hacer tras ganar 'Pesadilla en el paraíso'

El hijo de Pipi Estrada tenía claro lo primero que quería hacer al llegar a su casa después de un mes y medio de concurso

borja estrada en el plató de 'pesadilla en el paraíso'
Mediaset

    Como todos los concursantes que llegan a un reality, Borja Estrada llegaba con las ganas de convertirse en ganador, y finalmente hace unos días su buen hacer en la granja de 'Pesadilla en el paraíso' le convirtieron en el flamante campeón. Cuarenta y dos días de concurso en los que lo ha dado todo, la audiencia lo ha visto y se lo ha premiado, pero durante todo ese tiempo él sólo tenía una cosa en mente, ganara o no: volver a su casa para hacer lo que más le apetecía.

    En su entrevista con Carlos Sobera este jueves, ya como vencedor, el hijo de Pipi Estrada confesaba que había tenido una gran "resaca emocional" al reencontrarse con los suyos, pero también por ganar un concurso en el que ha pasado verdaderas penurias desde el primer día hasta el último. Aún así, lo que más ganas tenía de hacer era sólo una cosa: "abrazar a mi hijo". "Tenía unas ganas locas", añadía.

    borja estrada, en su entrevista con carlos sobera tras ganar 'pesadilla en el paraíso 2'
    Mediaset

    Precisamente el pequeño, que tiene aproximadamente 8 años, no entendía muy bien por qué su padre se había marchado tanto tiempo a pesar de que podía verle por la tele, o qué era exactamente lo que había ganado, así que Borja, con mucha paciencia, tuvo que explicárselo adaptado para su edad: "No entendía muy bien qué había ganado, no sabía muy bien qué es lo que había ganado. Me dijo que podría haber ganado antes, gana más rápido y vamos a hacer nuestras cosas". "Le dije que soy el mejor granjero, que soy experto en vacas, en cerdos, en gallinas…", añadía con mucho humor.

    En Diez Minutos te informamos sobre las últimas noticias del corazón y de la monarquía y sobre tus realities, series, telenovelas y programas de televisión favoritos.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo